Panamá: estudian por qué llegan menos tortugas a desovar

PLAYA LA MARINERA ( AFP). Científicos estudian el fenómeno del desove de las tortugas Lora en las costas panameñas a fin de determinar los efectos del cambio climático y del ser humano en la disminución de estos animales que han observado en los últimos años.

Un grupo de científicos y funcionarios panameños controlan desde junio el arribo de la tortuga Lora (Lepidochelys olivácea), la única que anida en grupo y sólo en el Pacífico, a la playa La Marinera, en el distrito panameño de Tonosí (370 km al suroeste de la capital).

Mientras la tortuga está en trance al desovar (lo que hace de noche), los especialistas toman su medida, su peso, sus características y la marcan con un nombre. Incluso, en ocasiones, son curadas de las heridas producidas por anzuelos o tiburones.

" Con el estudio queremos saber qué está afectando a la tortuga Lora", dijo a la AFP Jacinto Rodríguez, coordinador de este proyecto de la Autoridad de Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP).

Las playas de La Marinera e Isla Caña, ambas en el mismo distrito, son de las pocas en el mundo donde se pueden observar en época lluviosa a miles de tortugas llegando a la arena.

En una operación que no dura más de media hora, la tortuga llega a la playa donde nació hace 25 años, abre un hueco con sus patas traseras y deposita cerca de 100 huevos que darán vida a nuevas criaturas dos meses después.

Sin embargo, del centenar de huevos que puede depositar, sólo el uno por ciento llegará a la edad reproductiva (25 años).

Por eso " buscamos qué tanto puede estar afectada la eclosión de los huevos por depredadores, por factores climáticos, hongos o bacterias que estén en la arena o sus rutas migratorias", dijo Rodríguez.

Se estima que desde mayo han llegado a La Marinera unas 10,500 tortugas, cuando el año pasado desovaron más de 30,000, según Rodríguez.

La pesca indiscriminada con redes de cerco, el aumento de las temperaturas y animales como el coyote, mapache, gaviota, cangrejo o tiburón son los principales culpables en la disminución de las tortugas.

Pero sobre todo " el uso que el hombre le da a la tortuga desde épocas precolombinas", dijo a la AFP Argelis Ruiz, administradora del Centro de Paleoecología y Arqueología del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, con sede en Panamá.

" Hay gente en las playas que se dedica a sacar todos los huevos de tortuga, principalmente de noche, para su comercialización o consumo propio y no dejan nada", dijo Ruiz, sobre los llamados " hueveros".

En Panamá existen cinco especies de tortugas: Carey, Canal, Cabezona, Blanca o Verde en el Caribe y la Lora en el Pacífico.

" Panamá es un paraíso para las tortugas porque les ofrece diferentes ambientes marinos costeros que les ofrece alimentación y descanso", como los arrecifes de coral, las praderas marinas, los manglares o las playas de arena con diferentes colores, dijo Ruiz.

Los científicos pretenden también desarrollar una red de " playas tortugueras" para intercambiar información entre países del Pacífico tropical oriental (Ecuador, Colombia, Costa Rica y Panamá).

" No se sabe si se meten en la basura o en las corrientes. Pero cuando llegan a su etapa de madurez por alguna razón llegan al mismo lugar que nacieron. Ellas tienen un radar que es un misterio todavía de la ciencia", expresó Manuel Ramírez, directivo de la ONG Conservación Internacional, que junto a la ARAP y el Smithsonian participa en este proyecto.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes