Paneles solares en un cementerio español

MADRID(AP). La aldea catalana de Santa Coloma de Gramenet, un barrio del cinturón industrial de Barcelona, ha instalado 462 paneles solares sobre los nichos de su cementerio.

La electricidad que producen _ equivalente al consumo anual de 60 viviendas _ abastece la red local, un aporte del municipio al combate del calentamiento global.

La empresa española Conste-Live Energy, que construye cementerios, regenta el de Santa Coloma y trabaja además en proyectos de energía renovable.

Los paneles descansan en la parte superior de las estructuras de cinco pisos que albergan los nichos, muchos de ellos adornados con ramos de flores artificiales y casi siempre orientados hacia el sur para aprovechar al máximo la luz solar. Comenzaron a funcionar el miércoles, la culminación de un proyecto que comenzó hace tres años.

La idea fue utilizar la superficie del cementerio para obtener energía solar en una aldea muy densamente poblada y casi sin espacio sin edificar _ los 124.000 habitantes de Santa Coloma viven en cuatro quilómetros cuadrados (1,5 millas cuadradas) _ y virtualmente carece de espacio para generarla.

Al principio, la idea de colocar paneles solares encima de estructuras de hormigón armado que contienen ataúdes no cayó muy bien a los lugareños, admitió Antoni Fogue, el concejal que impulsó el plan.

"Digamos que escuchamos cosas como, 'están locos. ¿Quién se creen que son? Qué falta de respeto!'", dijo Fogue el viernes en una entrevista telefónica.

Pero las autoridades municipales y los encargados del cementerio desarrollaron una campaña de educación pública para explicar el mérito del proyecto, y el extremo cuidado con que será desarrollado, logrando finalmente convencer a la mayoría, dijo Fogue.

Los paneles fueron colocados en un ángulo de baja inclinación para hacerlos lo más discreto posible, y en lugar de orientarlos hacia el sur, la posición ideal para generar energía, respetan las líneas naturales de los nichos, que alcanzar la altura de una casa de una sola planta en filas de cinco. pasan desapercibidos para las personas que circulan por las calles del camposanto y además, son silenciosos.

En el cementerio reposan los restos de unas 57,000 personas y los paneles solares cubren menos del 5% de la superficie total. La instalación costó 720,000 euros (900,000 dólares) y cada año evitan que unas 62 toneladas de dióxido de carbono contaminen la atmósfera, dijo Serret.

El ayuntamiento espera instalar más paneles y triplicar la generación de electricidad, indicó Fogue.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes