El Papa condena la discriminación genética

CIUDAD DEL VATICANO (AP). El papa Benedicto XVI dijo hoy sábado que cualquier tipo de discriminación basada en factores genéticos, como la posibilidad de un cáncer u otras dolencias, es un ataque contra toda la humanidad.

Benedicto ensalzó los avances científicos que permitieron a los investigadores diagnosticar dolencias genéticas y desarrollar terapias para tratarlas.

Empero, reconoció que junto con esos avances existen "preocupantes ejemplos" de discriminación en favor de la "eficiencia, perfección y belleza física a expensas de otras formas de existencia que son consideradas indignas".

Benedicto formuló estas declaraciones durante una audiencia dada a los participantes en una conferencia vaticana sobre las "Nuevas fronteras de la genética y el riesgo de la eugenesia". Eugenesia es el intento de mejorar la calidad de la especie humana mediante el control de los rasgos genéticos hereditarios.

Los comentarios fueron una referencia evidente a la preimplantación del diagnóstico genético de los embriones. En ese proceso, conocido por sus iniciales inglesas de PGD, una sola célula del embrión creado para la fertilización in vitro es analizada antes de ser implantada en el útero para detectar fallas y enfermedades genéticas como el síndrome de Down, anemia de células falciformes o la fibrosis cística.

El Vaticano se opone a esos análisis porque con frecuencia terminan en la destrucción de los embriones y la doctrina católica sostiene que la vida comienza en el momento mismo de la concepción. Empero, Benedicto se opone igualmente a ese tipo de tecnología porque "significa que la biotecnología médica ha dado paso a ser el juez de los más fuertes".

Los partidarios del proceso sostienen que puede ahorrar a los padres la tragedia de transmitir enfermedades hereditarias a sus hijos. Empero, muchos países la prohiben o limitan a enfermedades hereditarias graves, en parte para evitar que sea utilizada en base al género o el color de los ojos solamente.

Benedicto dijo a los miembros de la Academia Pontificia para la Vida que cualquier discriminación se individuos, personas o grupos étnicos en base a factores genéticos presuntos o reales "es un ataque contra toda la humanidad".

Reconoció que el término eugenesia evoca el pasado, cuando los nazis utilizaron esas teorías para justificar la esterilización forzada y otras prácticas atroces en su empeño de crear una raza superior.

Benedicto dijo que dichas ideologías no volverán, aunque agregó que ha aparecido un tipo de mentalidad eugenésica con los avances médicos para justificar consideraciones diferentes de quién merece vivir.

"Lo que debemos repetir con energía es que todos los seres humanos son poseedores de la misma dignidad, por el mero hecho de haber sido creados", dijo el ordinario de Roma. "El desarrollo biológico, sicológico y cultural y la salud de uno nunca podrán ser un elemento de discriminación".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes