Peces león invaden las frágiles aguas del Caribe

SAN JUAN (AP). Un pez con franjas marrones y espinas venenosas se está reproduciendo rápidamente en las tibias aguas caribeñas al tiempo que devora especies nativas, pica a buzos y causa estragos en una región ecológicamente delicada.

El pez león rojo _también conocido como pez escorpión, originario de los océanos Pacífico e Indico_ probablemente escapó de un acuario de la Florida y está apareciendo por todas partes, desde las costas de Cuba y La Española (Haití y República Dominicana) hasta la prístina Bloody Bay Wall de la isla Little Cayman, uno de los principales destinos en la región para el buceo.

Dondequiera que aparece, el adaptable depredador acorrala a peces y crustáceos de la mitad de su tamaño con sus ondulantes aletas y los come en un bocado violento.

Equipos de investigación observaron a un pez escorpión comer 20 peces pequeños en menos de 30 minutos.

"Esta muy bien podría ser la invasión marina más devastadora de la historia", dijo Mark Hixon, un experto en ecología marina de la Universidad Estatal de Oregon, quien comparó al pez león con una plaga de langostas. "Probablemente no hay forma de detener la invasión por completo", señaló.

Una criatura blanca con franjas de color marrón, el pez león rojo tiene cara de un extraterrestre y la apariencia de algo que sobrevivió a una trituradora de papel, con espinas venenosas sobre su dorso como advertencia para sus enemigos.

La invasión es similar a la de otras especies que escaparon de acuarios, como el bagre caminador y la caulerpa, una forma de alga de rápido crecimiento conocida como "alga asesina" por su habilidad de sofocar a plantas nativas. El bagre es ahora común en el sur de Florida, donde amenaza a peces más pequeños en los pantanos y granjas piscícolas.

En Africa, la perca del Nilo causó la extinción de más de 200 especies de peces cuando fue introducida en el lago Victoria. La Unión Mundial de Conservación la considera una de las 100 peores invasiones de especies introducidas.

"Ese tipo de cosas ocurren con regularidad en agua dulce", dijo Hixon. "Pero no habíamos visto antes una invasión semejante tan grande en el océano".

Hasta ahora el pez león ha estado concentrado en las Bahamas, donde los biólogos marinos lo están viendo en todos los hábitats: en arrecifes profundos y poco profundos, frente a muelles y playas, y quizá lo más preocupante, en manglares que son el hábitat vital de los peces recién nacidos.

Algunos lugares en el archipiélago de las Bahamas entre New Providence y las Islas Berry están reportando un incremento de 10 veces en la población de peces león durante el año pasado.

Las islas del norte del Caribe hicieron sonar la alarma, alentaron a los pescadores a capturar al pez escorpión y a buzos a reportarlos para su erradicación.

La invasión sería "devastadora" para pescadores y para el buceo recreativo si llega a Puerto Rico y a las Islas Vírgenes de Estados Unidos, según Eugenio Piñeiro Soler, del Consejo de Administración de Pesca del Caribe.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes