Planeta en peligro es un nuevo filón para turismo mundial

MADRID (AFP). Osos polares y glaciares amenazados por el cambio climático, bosques tropicales devastados por la mano del hombre: el turismo etiquetado como "planeta en peligro" tiene un gran éxito, afirman los profesionales del sector.

Cada vez más "la genta visita lugares porque están convencidos que esos sitios cambiarán y quieren verlos antes", explica a la AFP Ken Shapiro, redactor jefe de la revista profesional norteamericana TravelAge West.

Según Shapiro, este "turismo de catástrofes" ecológicas, un fenómeno aparecido hace aproximadamente dos años, se está convirtiendo en un "filón importante" en el sector.

Los clientes occidentales preocupados por el medio ambiente eligen cada vez más viajes que les permitirán ver los glaciares de la Antártida, las nieves del Kilimanjaro o la gran barrera de corales australianos, todos amenazados por el fenómeno del cambio climático.

Las estancias africanas llamadas "vida salvaje" tienen un éxito creciente, explica por su parte Ross Kennedy, presidenta del tour operador Africa Albida Tourism que organiza safaris en Zimbabwe, con estancias en bungalós, distribuidos por la sabana para dormir más cerca de la naturaleza y las fieras.

"Los cambios medioambientales" tienen un impacto cada vez más evidente en la elección de los destinos, explica Kennedy, presente en Madrid con ocasión de la Feria Internacional del Turismo (FITUR).

"La gente dice: hay que ver esto antes que desaparezca", asegura.

Su empresa, que gestiona los bungalós cerca de las cataratas Victoria, en el río Zambeze, registró un alza de 4% del número de visitantes en 2008, a pesar de la inestabilidad política de Zimbabwe y el número de visitantes norteamericanos prácticamente se triplicó en cuatro años.

En la otra punta del planeta, los cruceros a la Antártida y los glaciares se están convirtiendo en lo máximo del género. Un total de 46,000 visitantes fueron censados la temporada pasada, dos más que hace cinco años, indicó la Asociación de touroperadores de la Antártida.

"La Antártida fascina por su inmensidad, su aislamiento, su pureza y su fauna rica en pingüinos, focas y ballenas", afirmó Juan Kratzmaier, un argentino de 38 años, residente en Barcelona, que acompañó a turistas en más de 30 estadías en el continente blanco.

En las antípodas, pero siempre en el mapa mundial de un turismo medioambiental glaciar está la pequeña localidad de Churchill, 923 habitantes, perdido en el fondo de la bahía de Hudson en el norte canadiense, es otro valor seguro, a pesar de la ausencia total de rutas para enlazar ese pueblo con el resto del país.

Bautizado "capital mundial de los osos polares", la aldea atrae una nube de visitantes que pueden ver, desde buses perfectamente equipados, a los plantígrados "amenazados" de extinción.

Sólo accesible por avión y por tren, "los osos polares son la única razón por la que Churchill tiene su lugar en el mundo del turismo", concluyó Shapiro.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes