Posible relación entre nacimiento muy prematuro y autismo

CHICAGO (AP). Un estudio reducido sobre infantes en edad preescolar halló que aproximadamente una cuarta parte de los bebés nacidos muy prematuramente presentaban signos de autismo en uno de sus primeros exámenes.

La investigación es preliminar puesto que no se realizaron exámenes específicos para el autismo. Pero los resultados son significativos, ya que sugieren que los prematuros pueden tener mayor riesgo de contraer autismo que lo que se suponía.

Eso sugiere que el autismo podría ser consecuencia de los avances médicos que permiten la supervivencia de los bebés prematuros más diminutos, dijo la autora central del estudio Catherine Limperopoulos, investigadora en la Universidad McGill de Montreal y el Hospital de Niños en Boston.

La investigadora destacó que los resultados no significan que ser extremadamente prematuro es causa de autismo, sino que podría estar entre los factores contribuyentes.

Los riesgos vinculados con el nacimiento muy prematuro habían sido asociados a problemas "neuromusculares, causantes de daños como parálisis cerebral y cognitivos como retardo mental", dijo el Dr. Alan Fleishman, director médico de la organización March of Dimes.

"El estudio dice que también hay consecuencias sociales y de conducta que semejan el autismo", agregó Fleishman. Y dijo que esto subraya la necesidad de que los bebés muy prematuros sean examinados en previsión de que tengan autismo.

La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda exámenes de autismo para todos los niños hacia los dos años. El autismo no tiene cura, pero una terapia conductista temprana puede mitigar su severidad.

Los expertos creen que el autismo deriva de una combinación de genes e influencias externas. Algunos creen que esos factores incluyen las vacunas infantiles, pero los estudios científicos no lo han comprobado.

Las investigaciones previas sobre el autismo y los nacimientos prematuros se habían enfocado en grupos de niños mayores para ver si esta condición era más común entre los diagnosticados con autismo, pero los resultados han sido inconsistentes, dijo Craig Newschaffer, investigador de autismo en la Escuela de Salud Pública de la Universidad Drexel.

Limperopoulos dijo que el diseño de su estudio fue más riguroso.

El informe, difundido el miércoles y publicado en la edición de abril de la revista Pediatrics, abarcó a 91 niños de entre 18 meses y 2 años. En promedio, nacieron con 10 semanas de anticipación y pesaron menos de 1,8 kilogramos (4 libras). Los exámenes revelaron posible autismo en 23 niños, un 25%.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes