Postergan audiencia en pelea por niño con muerte cerebral

WASHINGTON (AFP). El pulso jurídico entre un hospital que quiere desconectar los aparatos que mantienen con vida a un niño con muerte cerebral y su familia, judía ortodoxa, que considera que sigue vivo, fue postergado hasta el jueves, indicó el lunes un juez de la Corte Superior del Distrito de Columbia.

El pequeño Motl Brody, de 12 años, está en coma desde junio tras ser operado de un tumor en el cerebro en el hospital de niños de Washington, el Children National Medical Center.

Desde el 4 de noviembre, el hospital lo considera fallecido, ante la ausencia de actividad cerebral, y quiere desconectar el aparato que mantiene su respiración, así como dejar de administrarle los medicamentos que sostienen su corazón.

Pero para la familia Brody, judíos ortodoxos muy religiosos de Brooklyn (Nueva York), su hijo aún vive ya que, según su religión, la muerte está determinada por la detención del corazón y los pulmones y no por la ausencia de actividad cerebral.

"Queremos que continúe el tratamiento médico", explicó Jeff Zuckerman, abogado de la familia.

La audiencia fue fijada para el jueves para permitir al asesor jurídico de la familia estudiar cinco cajas de documentos médicos, solicitados al hospital por la familia para determinar qué pruebas fueron realizadas para determinar la muerte cerebral del niño.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes