Preocupa invención que permite sobrevolar el agua

HONOLULU (AP). Nadar es de por sí un deporte interesante, pero elevarse al aire desde el agua con propulsión a chorro parece más una aventura sacada de una película de Iron Man o los supersónicos.

Los entusiastas de las experiencias nuevas están apelando a cinturones con propulsores llamados "jetpacks" que los elevan al aire con la ayuda de agua bombeada, pero pescadores, científicos y autoridades estatales en Hawai se preguntan si deben ser regulados, si son seguros y en qué medida pueden afectar a los peces y los arrecifes coralinos en las aguas tropicales, tanto en Hawai como en Cancún, en México.

Un aparato llamado Jetley puede elevar a una persona a casi 10 metros de altura bombeando agua desde una especia de mochila atada a la espalda por medio de una manguera conectada a un pequeño bote no tripulado.

Otro dispositivo, Flyboard, que parece un diminuto deslizador de nieve adosado a una manguera, puede elevar al usuario más de 13 metros (45 pies). Videos de promoción que han recibido miles de visitas en YouTube muestran a los deportistas saltando y haciendo piruetas por el aire antes de volver a sumergirse.

Los aparatos están empezando a rentarse en San Diego, Cayo Hueso y Cancún.

Sin embargo, algunos en Hawai no muestran demasiado entusiasmo por los dispositivos. Las quejas de pescadores y otros entusiastas de la playa han hecho que el Departamento de Tierras y Recursos Naturales convocara a una reunión pública el mes pasado. El director ejecutivo Randy Awo manifestó alarma por las maniobras riesgosas, como cuando los usuarios se zambullen al agua junto a lanchas en movimiento.

Un científico de la Universidad de Hawai especialista en corales, Bob Richmond, dijo a las autoridades que le preocupaba el rugido de las mochilas ya que los peces evitan las áreas demasiado ruidosas. También le preocupa que las larvas de peces y corales puedan morir al ser succionadas por los equipos.

Carl Jellings, un pescador, dijo que las lanchas ya alejan a los peces de las bahías de Oahu y le preocupa que los nuevos aparatos agraven la situación. "Cada vez más estas bahías son copadas por otras actividades", dijo en una entrevista. "La vida marina de la que dependen está siendo desplazada".

El estado podría tener que hallar el modo de regular el uso de las mochilas, quizás adjudicándoles lugares específicos, afirmó William Aila, titular de la Junta de Tierras y Recursos Naturales, pero agregó que se necesitan estudios para determinar de qué modo pueden afectar a los peces y corales.

Tom Hall, cuya compañía Rocky Mountain Flyboards, en Salt Lake City, tiene la licencia para distribuir los aparatos en Hawai, dijo que no objetaría las regulaciones siempre que pueda tener participación.

" Hay lugar para que este aparato sea usado de una manera responsable", afirmó.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes