Primera 'niña probeta' celebra sus 30 años

LONDRES (AFP). El 25 de julio de 1978, el nacimiento de Luise Brown, la primera "niña probeta", fue portada de todos los periódicos del mundo, pero la británica, hoy casada y madre de un hijo, el próximo viernes quiere celebrar sus 30 años con discreción.

Muy a su pesar, Luise Brown, que lleva una vida ordinaria con su marido Wesley Mullinder y su hijo Cameron de 18 meses en Bristol (sureste), donde trabaja en una empresa de transporte, todavía llama la atención del público.

Si su nacimiento revolucionó los tratamientos de esterilidad, permitiendo a millones de parejas en el mundo procrear por fecundación in vitro (FIV), la joven se muestra reticente a celebrar el acontecimiento de manera demasiado ostentosa.

"No pienso en él como si fuera realmente mi trigésimo aniversario", explicó. "Es como si fuera un cumpleaños más. Puede que salga con unos amigos o cenaré con mi familia. Pero será tranquilo".

Luise Joy Brown nació por cesárea el 25 de julio de 1978 en el hospital de Oldham, al noreste de Inglaterra. Pesó 2,61 kg.

Desde hacía nueve años, sus padres Lesley y John intentaban tener un hijo. Pero todos sus intentos fracasaron porque las trompas de falopio de Lesley estaban obstruidas.

Fue entonces cuando oyeron hablar del trabajo de dos médicos de la universidad de Cambridge, el fisiólogo Robert Edwards y el ginecólogo Patrick Steptoe, que llevaban casi diez años intentando perfeccionar la técnica de la fecundación in vitro.

Los dos investigadores reunieron en una probeta los óvulos y los espermatozoides de Lesley y de John Brown, dando lugar a un embrión que fue posteriormente reimplantado en el útero materno del que nacería la primera "niña probeta".

Luise Brown no supo como había sido concebida hasta la edad de 4 años, justo antes de entrar en la escuela.

"Papá y mamá me enseñaron el vídeo de mi nacimiento e intentaron explicármelo", se acuerda ella.

"Creo que era el momento por si lo sabían los niños de la escuela, porque a veces pueden ser muy crueles", comenta.

De hecho "los niños solían preguntarme cosas del tipo: '¿Cómo aguantaste en la probeta?', y cosas por el estilo".

Ella afirma insistentemente que ha vivido una infancia de lo más normal, "parecida a la de cualquier otro niño".

Luise ya no era la única. Ni siquiera en su propia familia, porque su hermana Natalie también nació de una FIV, cuatro años más tarde, y fue el bebé número 40 en el mundo concebido de esta manera.

Natalie Brown se convirtió en 1999 en la primera "niña probeta" en dar a luz, de manera natural, a un niño.

Luise no tardó en imitar a su hermana. Tras casarse con Mullinder, un guardia de seguridad en 2004, tuvo a Cameron en 2006, también sin asistencia científica.

Robert Edwards, uno de sus dos "padres" científicos, Patrick Steptoe murió en 1988, quedó como amigo de la familia Brown e incluso asistió a la boda de Luise.

Se encontraron hace unos días en una ceremonia que celebraba los 30 años de la fecundación in vitro en la Clínica Bourn Hall, un centro médico al este de Inglaterra fundado por Edwards y Steptoe.

"Bob (Edwards) siempre está muy ocupado, pero nos encanta verle", dijo Luise Brown sonriente. "Me alegro de tener una relación tan estrecha. Es como un abuelo para mí".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes