Recomiendan hacer angioplastias a través de la muñeca

WASHINGTON (AP). Tal vez la mejor senda para un corazón obstruido sea a través de la muñeca. Hasta ahora, la senda habitual era insertar un tubo a través de una arteria en la ingle y subirlo hacia el corazón.

Un importante estudio muestra que llevar el catéter a través de la muñeca puede reducir de manera significativa el riesgo de hemorragias.

Apenas una de cada 100 angioplastias en Estados Unidos se hacen a través de la muñeca, y la operación no es para todo el mundo. Pero el estudio divulgado el lunes promete que más especialistas usarán el método.

"En manos experimentadas, pueden hacerse más" de ese tipo de intervenciones, dijo el doctor Sidney Smith, jefe de afecciones coronarias en la universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill, y en una época presidente de la Asociación Cardiológica de Estados Unidos, que no participó en el estudio. "Este enfoque, cuando lo hacen operarios con experiencia, tiene sus ventajas", añadió.

La angioplastia es una operación destinada a restablecer el flujo sanguíneo en una arteria bloqueada. Un diminuto balón es inflado en el sitio del bloqueo, con lo cual se desplaza la obstrucción. El procedimiento se practica durante un ataque al corazón, para aliviar los síntomas que preceden a un ataque, o para aliviar a una persona que sufre dolores recurrentes en el pecho.

Todavía existe un gran debate para decidir quién es el mejor candidato a una angioplastia, en lugar de algún otro tratamiento. Pero una vez se adopta la decisión, el nuevo estudio trata de determinar si la ruta a través de la muñeca es tan buena como la tradicional.

Los cardiólogos de Estados Unidos preferían hasta el momento trabajar a través de la arteria femoral en la ingle pues se trata de un vaso sanguíneo más grande que la arteria radial en la muñeca. Una vez concluye la intervención, se aplica una fuerte presión durante varias horas hasta que el sitio donde se hizo la perforación cesa de sangrar, y se sella. Pero existen los riesgos de fuertes hemorragias y otras complicaciones. Se estima que esos riesgos afectan a entre un dos y un 10% de los pacientes.

Algunos estudios han señalado que hacer la angioplastia a través de la muñeca puede ser un procedimiento más seguro, pues el sitio de perforación puede ser vendado. Y en otro estudio, se determinó que el método de la muñeca favorece a los hospitales porque los pacientes pueden ser dados de alta con mayor velocidad.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes