Salmones, truchas y sábalos volvieron al Sena

PARIS ( AFP). El salmón, la trucha de mar, el sábalo y otros peces migratorios volvieron al Sena, lo que desmuestra la mejoría de la calidad de las aguas del río que atraviesa de este a oeste la capital francesa, constataron científicos y pescadores.

" Cada vez hay más peces que nadan por el Sena. Este año, supera todo lo que podíamos imaginar: ya debemos estar en un millar de salmones que han cruzado París", estimó Bernard Breton, secretario general de la Federación Nacional de Pesca de Francia (FNPF).

En 2008, según el Instituto Nacional de Investigación Agronómica (INRA), se contabilizaron 260 salmones mediante un sistema de vídeo en la represa de Poses, a la entrada de Ruán (norte).

El Sena nace en el departamento de Côte-d'Or y desemboca en forma de estuario en El Havre, en la bahía del Sena, después de haber pasado por ciudades como Troie, París o Ruán.

Históricamente, el Sena estaba repleto de salmones.

Pero la instalación de presas y otros obstáculos y sobre todo el fuerte aumento de la contaminación debida a los desechos industriales, agrícolas y domésticos provocaron una extinción de la especie a principios del siglo XX.

Hoy en día el salmón del Atlántico figura en la lista de peces amenazados en Europa.

Y sin embargo, en el Sena, hubo capturas importantes.

En 2008, un salmón atlántico de 7 kg fue pescado en Suresnes, en la entrada oeste de París, toda una primicia en 70 años, según la FNPF. Meses antes, en el mismo lugar, se pescó una trucha de 2,5 kg.

" Y en Pontoise, hace 15 días, un pescador capturó un salmón de 6 kg", explicó Breton.

El regreso de este emblemático pez se debe, según él, a que ha mejorado la calidad del agua. " Hasta 1995, cada año había entre 300 y 500 toneladas de peces que morían en el Sena a causa de la contaminación".

Pero el Sindicato Interdepartamental para el Saneamiento de la Aglomeración Parisina (SIAAP) ha hecho enormes esfuerzos por mejorar esa situación abriendo nuevas estaciones de depuración.

" Desde hace 15 años, prácticamente no hay polución orgánica grave en el Sena", afirmó.

Resultado: mientras en 1995 se contaban cuatro especies de peces en el Sena (anguilas, gobio, breca y pez carpa) ahora hay 32, según el SIAAP. Además del salmón, han vuelto la trucha de mar, el sábalo y la lamprea.

El salmón es considerado un " bioindicador" por los científicos, pues su presencia significa que el agua es relativamente de buena calidad.

Los investigadores del INRA, junto con la Oficina Nacional del Agua y los Medios Acuáticos (ONEMA) y el Instituto de Investigaciones en Agronomía y Medioambiente (CEMAGREF) quisieron saber más sobre el recorrido de estos peces que han vuelto al Sena.

De una muestra de siete salmones adultos, constataron que cuatro de ellos habían estado un tiempo corto, de año y medio, en el mar. Dos eran salmones pequeños de primavera (dos años en el mar) y el último era un gran salmón de primavera (tres años en el mar).

En el resumen de este estudio, el IBRA subraya que " contrariamente a las grandes cuencas de agua de río donde la especie ha desaparecido, ningún pez procedente de un criadero fue introducido en el Sena desde 1895".

Ello demuestra que la repoblación no debe considerarse como el único método para gestionar los recursos sino que " debe privilegiarse la restauración del hábitat", indicó el INRA.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes