Santos: La cocaína destruye la selva colombiana

LONDRES (AP). El vicepresidente colombiano Francisco Santos dijo que la clase media británica, que recicla el material usado y transporta los alimentos adquiridos en bolsas de tela reutilizables, debería comprender que está destruyendo la selva al consumir cocaína.

"Esta gente que tiene buenos empleos y conduce un automóvil híbrido o acude al trabajo en bicicleta porque le preocupa el medio ambiente, quizá acuda a una fiesta y consuma líneas de cocaína sin darle la menor importancia", dijo Santos el martes a The Associated Press. "No está al tanto del impacto ecológico que tiene su consumo de drogas y queremos cambiar eso".

Santos no es el primero que critica la drogadicción de la clase media británica. En el 2005, el director de la Policía Metropolitana de Londres Ian Blair dijo que se centraría en los consumidores de narcóticos de buena posición económica, que según indicó ofrecen líneas de cocaína a sus invitados junto un buen vino y alimentos orgánicos.

Empero, sus amenazas no causaron efecto alguno. El 7,7% de los británicos usaron el año pasado cocaína _la mayor proporción de Europa y el doble que hace 10 años_ según las estadísticas de la Unión Europea y el gobierno británico.

En Gran Bretaña, el consumo de cocaína tampoco está considerado como un hábito que pueda desbaratar la carrera de alguien.

Hace tres años, un diario publicó una foto de la popular modelo Kate Moss al parecer aspirando por la nariz un polvo blanco con la ayuda de un billete enrollado de cinco libras. Una disculpa y una temporada en un centro de rehabilitación en Estados Unidos fueron suficientes para recomponer su carrera y recuperar su estatus de super modelo.

Ahora Santos espera que su mensaje _de que el consumo de cocaína perjudica al medio ambiente_ tendrá efecto en los británicos, en cuyo país aumentó en los últimos años el índice de reciclaje y los supermercados han comenzado a disuadir a sus clientes para que no usen bolsas de plástico para transportar los alimentos que adquieren.

El gobierno colombiano sostiene que se requiere talar cuatro metros cuadrados (4,8 yardas cuadradas) de selva virgen para obtener un gramo de cocaína, y que 2,2 millones de hectáreas (5,44 millones de acres) de selva tropical colombiana han sido talados en los últimos 20 años para el cultivo de la hoja de coca, de la que procede la cocaína.

Colombia inició hace dos años una campaña para alertar a los europeos del impacto que tiene la droga en su país. A pesar de ello, el consumo europeo de cocaína se ha duplicado el último año y Santos espera que la apelación a la conciencia ecológica del público tenga efecto. El funcionario espera iniciar una campaña similar el próximo año en Estados Unidos.

"La cocaína es considerada como el champán de las drogas y la gente que no consumiría heroína o anfetaminas sostiene que no causa víctimas, pero existen", dijo Santos. "Queremos demostrarles que destruye la selva virgen, desperdicia el suelo. Quizá si no les preocupa (el daño a) su propio cerebro quizá les preocupe esto".

La cocaína es considerada una droga de Clase A en Gran Bretaña, lo que significa que conlleva las penas más duras por distribuirla y poseerla. La gente culpable de poseerla puede ser encarcelada durante siete años o recibir multas cuantiosas, aunque la policía sostienen que sigue siendo considerada como una droga más glamorosa que otros narcóticos de Clase A como la heroína y el éxtasis.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes