Sequía pudo provocar caída de la gran ciudad de Angkor Vat

BANGKOK, Tailandia (AP). Una sequía prolongada e intensa pudo haber contribuido al abandono de la antigua gran ciudad camboyana de Angkor, afirmó hoy martes un investigador estadounidense.

Brendan M. Buckley, hablando al margen de una conferencia sobre el clima en Vietnam, dijo que los círculos concéntricos en los árboles que ha examinado con sus colegas indican que el sudeste del Asia se vio afectado por una severa sequía de 1415 a 1439.

Eso coincide con el período en el que muchos arqueólogos creen que Angkor se extinguió. Desde la ciudad de los famosos templos, los reyes de Angkor gobernaron la mayor parte del sudeste del Asia entre los siglos IX y XIV.

Durante ese tiempo supervisaron la construcción de maravillas arquitectónicas de piedra, incluyendo Angkor Vat, considerada una perla de la arquitectura religiosa y designada por la UNESCO como patrimonio de la humanidad.

"Dado todo el desgaste a que estaba sometida la civilización Jmer debido a motivos políticos y otros, una sequía de la magnitud que vemos en nuestros registros habría desempeñado un papel significativo para causar su desaparición", dijo Buckley, científico investigador en el laboratorio Tree-Ring de la Universidad de Columbia en Nueva York.

Los expertos tienen un registro histórico de las sequías en el grosor de los anillos de un árbol. Como los árboles crecen más durante períodos húmedos, los anillos son más gruesos en ellos. Pero crecen menos en los períodos secos, de modo que son más delgados.

Si bien la invasión en 1431 de Siam, lo que hoy es Tailandia, ha sido considerada desde hace tiempo como una causa importante en la caída de Angkor, los arqueólogos que trabajan en el complejo de templos sospechan desde hace mucho que los factores ecológicos tuvieron su influencia.

El Proyecto del Gran Angkor es operado por la Universidad de Sydney en colaboración con el grupo arqueológico francés Ecole Française d'Extreme Orient y APSARA, el organismo responsable de la administración del Parque Angkor de Tradición Mundial. El proyecto llegó a la conclusión en el 2007 que el antiguo Angkor se había tornado inmanejable y que los esfuerzos por expandir la producción de arroz para sustentar a un millón de residentes habían conducido a una severa deforestación, degradación del suelo y erosión.

El año pasado, el grupo fue más allá al demostrar que la deforestación había provocado inundaciones y que vastas cantidades de sedimento habían obstruido la red de canales de agua.

Dan Penny, investigador de la Universidad de Sídney y director del Proyecto del Gran Angkor, dijo que las nuevas conclusiones sobre la sequía ayudarán a comprender mejor la caída de Angkor.

"Angkor era una civilización obsesionada con el manejo del agua. Era una sociedad agraria", dijo Penny. "Es difícil imaginar que una sociedad como ésta hubiese hecho caso omiso a 20 ó 30 años de sequía".

Pero consideró probable que la sequía fuese un factor contribuyente y no principal de la caída del reino. No sólo se vio obligado a enfrentar el impacto de la deforestación sino también ataques de los siameses y de los cham del sur de Vietnam.

"Tenemos esas sequías encima de las presiones preexistentes", opinó.

"El cambio de clima fue un acelerador", agregó Penny. "Es como verter gasolina en un incendio. Crea presiones sociales y económicas que podrían haber sido desastrosas".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes