Sigue el debate sobre cáncer de próstata

NUEVA YORK (AP). Dos estudios sobre el cáncer de próstata, realizados con miles de personas, se propusieron zanjar la cuestión de si los exámenes exploratorios de la enfermedad realmente salvan vidas. Pese a que ya están los resultados, sigue el debate.

Los dos estudios _uno en Europa y otro en Estados Unidos_ obtuvieron conclusiones diferentes. En Estados Unidos, donde el uso de esos exámenes es generalizado, los investigadores dijeron que no salvó vidas, según un estudio a 76,000 varones. En Europa, donde la práctica no es rutinaria, un estudio a 162,000 sujetos halló una reducción del 20% de muertes.

Los estudios continúan y a la larga podrían suministrar respuestas más definitivas, dijeron los investigadores.

Mientras tanto, los expertos dicen que los varones deberían hacer lo que aconseja la mayoría de las normas: consulte al médico sobre las ventajas y desventajas de hacerse los exámenes para ver qué es lo que más le conviene en su caso.

Los estudios fueron difundidos ayer miércoles por la New England Journal of Medicine en conexión con una conferencia en Suecia.

"La esperanza es que haya una respuesta más clara. Que revele que hay poco o ningún beneficio y que no vale la pena; o que el beneficio sea tan claro que valga la pena", dijo el Dr. Michael Barry del Hospital General de Massachusetts, que escribió una nota editorial en la publicación. "Lo que tenemos es algo a mitad de camino: que el beneficio es escaso y los riesgos elevados".

El cáncer de próstata es el más común entre los varones en Estados Unidos: este año se proyecta que se diagnosticarán 186,000 casos y que 28,660 pacientes morirán a causa de la enfermedad.

El examen exploratorio se efectúa con un análisis de sangre que mide el antígeno específico de la próstata, PSA. Los niveles de PSA pueden ser elevados por varios motivos y se necesita una biopsia para confirmar si hay un tumor. Muchos tumores crecen tan lentamente que no llegarán a constituir una amenaza, pero no hay un modo seguro de determinar cuáles son los peligrosos.

Y tampoco hay consenso acerca del mejor tratamiento: una espera en observación, una operación quirúrgica, terapia hormonal o radiación. Los tratamientos pueden conducir a impotencia e incontinencia.

Ninguna organización médica importante recomienda el examen exploratorio de rutina porque no hay evidencias de que salve vidas. Esa es la pregunta que se plantearon los equipos de investigación cuando iniciaron los estudios en la década pasada.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes