Sonda Curiosity cumple un año en Marte

LOS ANGELES (AP). La sonda rodante Curiosity tiene la mira puesta en el Monte Sharp desde que el todoterreno espacial de la NASA llegó a Marte hace exactamente un año.

Si en Marte hubo microbios alguna vez, la montaña tiene las mejores posibilidades de haber preservado las sustancias químicas que son fundamentales para todas las criaturas vivientes.

Después de un comienzo lento pero productivo, Curiosity enfiló recientemente sus ruedas hacia la base del Monte Sharp en un viaje que demorará varios meses, en el que tendrá que sortear un camino lleno de rocas y otros obstáculos.

Curiosity desempacará sus herramientas cuando llegue a su destino en busca de los elementos orgánicos que son la base de la vida.

Los científicos están deseosos de echar un vistazo al Monte Sharp desde que Curiosity, del tamaño de una camioneta deportiva pequeña, tocó tierra en un antiguo cráter cerca del ecuador marciano la noche del 5 de agosto de 2012.

El mundo se preguntó si el Curiosity saldría vivo del aterrizaje, que incluyó un descenso acrobático en la atmósfera poco densa del planeta rojo.

Los ingenieros tuvieron que inventar nuevas formas para asegurar el descenso de la sonda, porque el Curiosity era demasiado grande para descender protegido por enormes bolsas de aire, el sistema preferido para las sondas anteriores Spirit y Opportunity. En este caso, usaron unos cables para que la nave descendiera a tierra.

El Curiosity se convirtió en una sensación popular y varios de sus técnicos, entre ellos Bobak "Mohawk Guy" Ferdowsi, se convirtieron en estrellas de la ciencia.

La capacidad técnica para salir airosos de tal aterrizaje ha "capturado la imaginación de una nueva generación de exploradores en potencia", dijo Howard McCurdy, profesor de la American University, que ha seguido de cerca la misión, que tiene un costo de 2.500 millones de dólares.

Una vez pasada la euforia del aterrizaje, el vehículo de seis ruedas y propulsión nuclear, comenzó un período de dos meses de prueba de sus instrumentos y sistemas. Las pruebas duraron más de lo esperado porque el Curiosity es una máquina compleja.

Para celebrar el primer aniversario del aterrizaje, los ingenieros ordenaron a los instrumentos de la sonda que tocara "Feliz cumpleaños" mientras se tomaba un descanso.

Los científicos esperaron inicialmente que la sonda se dirigiera al Monte Sharp a finales del año pasado, pero entonces decidieron investigar primero un lugar intrigante cerca del lugar del aterrizaje donde se unían tres tipos de terrenos.

El Curiosity descubrió guijarros redondeados, evidencia clara de una corriente de agua.

También lograron una de las principales metas de la misión: Al perforar una roca y analizar su composición química, el Curiosity concluyó que el Cráter Gale tenía las condiciones ambientales adecuadas para apoyar la vida primitiva. La sonda no tiene los equipos para detectar microbios, vivos o extintos.

Ahora que finalmente está en camino a la montaña, los científicos esperan mantener las paradas al mínimo. En el camino el Curiosity tomará fotografías, hará mediciones de las condiciones del tiempo, la radiación y disparará su rayo láser a las rocas.

El Curiosity ha sido un éxito tal que la NASA prepara otra sonda para 2021 con la misma tecnología de aterrizaje. Si el presupuesto lo permite, la próxima sonda rodante podrá recolectar rocas y almacenarlas en la superficie de Marte para que una posible misión futura las traiga a la Tierra.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes