Telescopio cazaplanetas rumbo a su hogar en el espacio

CABO CAÑAVERAL, Florida (AP). El telescopio Kepler de la NASA, especializado en la búsqueda de planetas fuera de nuestro sistema solar, viajaba hoy sábado hacia lo que será su órbita alrededor del Sol, desde donde tendrá la tarea histórica de rastrear otros mundos en un sitio lejano de la vía láctea.

Se trata de la primera misión capaz de ayudar a contestar una pregunta secular: ¿Hay otros mundos como el nuestro por allí?

Kepler, que recibe su nombre del astrofísico alemán del siglo 17, partió en su misión sin precedentes ayer viernes a las 22.49 horas de la costa este de Estados Unidos (0349GMT del sábado), a bordo de un cohete atronador que desapareció entre un cielo embellecido por la Luna.

"Simplemente fue espléndido. Parecía como si se estuviera formando una estrella en el cielo", aseguró Bill Borucki, el principal científico de Kepler. "Todos estábamos encantados, todos estábamos gritando '¡Adelante Kepler!'"

La misión de Kepler durará tres años y medio y costará por lo menos 600 millones de dólares.

Su meta es encontrar, si existen, planetas parecidos a la Tierra alrededor de las estrellas en la denominada zona habitable: órbitas donde podría haber agua líquida en la superficie de los planetas. Eso significaría que hay muchos lugares donde puede evolucionar la vida, agregó Borucki.

Por otro lado, "si no encontramos ninguno, eso realmente significaría que planetas como la Tierra son muy raros. Podríamos ser la única vida existente y, de hecho, eso sería el fin de (la idea de viajes a otros mundos como en el programa de televisión) 'Viaje a las Estrellas'", agregó.

Una vez que se fije en una órbita alrededor del Sol, en la que irá siguiendo a la Tierra, Kepler observará fijamente unas 100.000 estrellas cerca de las constelaciones de Cygnus (el cisne) y Lyra (la Lira), a una distancia de entre 600 y 3.000 años luz. El telescopio buscará cualquier oscurecimiento o "pestañeo" en el brillo estelar que pudiera indicar la presencia de planetas girando alrededor de las estrellas.

Los astrónomos ya han encontrado más de 300 planetas girando alrededor de estrellas, pero son principalmente gigantes de gas inhóspitos como Júpiter. Kepler estará buscando planetas rocosos menores, semejantes a la Tierra.

Kepler fue diseñado para hallar cientos de planetas como la Tierra, si es que son tan comunes, y quizás encuentre decenas de ellos en la llamada "zona habitable", dijo Borucki. El telescopio es tan poderoso que desde el espacio podría detectar a alguien en una ciudad pequeña de La Tierra apagando la luz del porche de su casa durante la noche, según la NASA.

El telescopio, sin embargo, no estará buscando señales de vida en otros planetas. Esa misión será para alguna nave espacial en el futuro.

La NASA necesitaba un lanzamiento exitoso que compensara la pérdida, la semana pasada, del Observatorio de Carbono en la Orbita de la agencia espacial. Ese satélite medioambiental terminó chocando en la Antártida debido a la falla de un cohete. Se trató de un tipo diferente de cohete del usado para Kepler.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes