El Vaticano emite un amplio documento sobre bioética

CIUDAD DEL VATICANO (AP). El Vaticano manifestó su oposición a la investigación sobre las células germinales embrionarias, la píldora anticonceptiva del día siguiente, la fertilización in vitro y la clonación humana, en un nuevo documento sobre bioética difundido hoy viernes.

Pero en el documento la Santa Sede dijo asimismo que aprobaba algunas formas de terapia genética y estimuló la investigación con células adultas. Y dijo que los padres podrían inocular a sus hijos vacunas producidas con células derivadas de fetos abortados.

La Congregación para la Doctrina de la Fe emitió "La dignidad de la persona" para responder a interrogantes bioéticos que surgieron en las dos décadas desde que se publicó el anterior documento sobre el tema.

Con el nuevo documento, el Vaticano ha confirmado esencialmente en una sola instrucción las opiniones de la Academia Pontificia para la Vida, un cuerpo asesor del Vaticano que ha debatido estas cuestiones durante años.

La posición general del Vaticano está conformada por su creencia que la vida humana comienza en la concepción y que debe recibir el consiguiente respeto y dignidad desde ese mismo momento. El Vaticano también sostiene que la vida humana debe crearse mediante la relación entre marido y mujer y no en el laboratorio.

Como resultado, el Vaticano dijo que se oponía a la píldora anticonceptiva del día siguiente, aunque no cause aborto, porque ésa era la intención. En cuanto al uso de fármacos como el RU-486, que causa la eliminación del embrión una vez implantado, perpetra "el pecado del aborto" y por lo tanto su uso es "gravemente inmoral".

El Vaticano agregó que se opone a la fertilización in vitro porque involucra separar la concepción del "acto conyugal" y a menudo desemboca en la destrucción de embriones. Pero el Vaticano apoya técnicas que podrían ayudar a las parejas a superar los obstáculos para lograr el embarazo.

En su documento, el Vaticano detalló una serie de cuestiones en torno a la fertilidad asistida, diciendo que:

_Se opone a la reducción selectiva de embriones utilizados a menudo en los procedimientos in vitro puesto que esencialmente equivale a un aborto.

_Se opone al diagnóstico de embriones previo a la implantación puesto que podría ser sucedido por la destrucción de embriones considerados defectuosos o por otra parte indeseables.

_Se opone al congelamiento de embriones por considerarlo "incompatible con el respeto que merecen los embriones humanos" y porque también significa que fueron creados in vitro.

Agregó que, aunque el congelamiento de óvulos no es en sí inmoral, se torna inaceptable cuando ocurre en aras de la procreación artificial.

El Vaticano elogió la sugerencia de algunos de permitir a las parejas infértiles "adoptar" los miles de embriones congelados que se han producido in vitro a lo largo de los años. Pero agregó que dichas adopciones plantean una serie de problemas médicos, sicológicos y legales.

La Santa Sede destacó que apoya plenamente la investigación con células germinales adultas. Pero dijo que obtenerlas de un embrión vivo, aun en procura de terapias efectivas, es "gravemente ilícito".

Asimismo reiteró su oposición a la clonación humana tanto para buscar terapias médicas como para reproducción. Dichas técnicas podrían derivar en que un individuo se viese sometido a una forma de "esclavitud biológica de la que resultaría difícil liberarse".

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes