El Vesubio no está a salvo de una erupción estilo Pompeya

PARÍS (AFP) - El Vesubio, que no ha entrado en erupción desde 1944, podría volver a estallar como cuando destruyó Pompeya, en el año 79, y amenazaría ahora a 700.000 personas, afirman un geólogo francés y otro italiano en la revista Nature publicada, hoy miércoles.

Con el fin de saber si una hipótesis tan catastrófica tiene posibilidades serias de materializarse, "es muy importante que el tipo de magma almacenado a 8-9 km de profundidad sea convenientemente identificado", según los científicos que analizaron la subida de las cámaras magmáticas bajo el Vesubio desde hace 20.000 años.

"Si este magma es parecido al que produjo la erupción de Pompeya, se puede esperar en el futuro una erupción extremadamente explosiva, es decir, peligrosa", explicó a la AFP Bruno Scaillet, científico en el Instituto de Ciencias de la Tierra, en Orleans, y uno de los tres autores del estudio.

"En cambio, si el magma tiene una composición más bien basáltica, como en la última erupción en 1944, la erupción sería más bien de tipo efusivo con ríos de lava, y esto generará destrozos muchos menos importantes", añadió el investigador.

El Vesubio es un volcán particular, que a lo largo de su historia ha tenido erupciones de tipo explosivo tan devastadoras como la de Krakatoa, en Indonesia, en 1883, o del Pinatubo (Filipinas) en 1991, y también erupciones efusivas de ríos de magma, frecuentes hoy en día sobre todo en Hawai o La Reunión.

Desde unos 20.000 años antes de nuestra era hasta la gran erupción de Pompeya, el Vesubio expulsó un magma más viscoso, produjo erupciones explosivas precedidas de volutas de humos tóxicos. De 1631 a 1944, se registraron cientos de erupciones efusivas asociadas a ríos de lava, tal como ocurre actualmente con el Strómboli, en Sicilia.

Pero "no porque esta evolución lleve 2.000 años se puede excluir una vuelta a composiciones más ácidas", susceptibles de engendrar erupciones explosivas, advierte Scaillet. Además, "no porque esto haya parado en 1944 se puede decir que se ha terminado".

La falta de actividad desde hace 64 años puede deberse al cese del llenado de la bolsa de magma, pero también puede indicar que la chimenea del volcán se encuentra obstruida.

¿La presión podría subir por este tapón y acabar por generar una explosión?

"No se puede excluir esta hipótesis", estimó Scaillet.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes