Las aves migratorias dan lecciones sobre comida saludable

WASHINGTON ( AFP). Antes de volar cada otoño hacia regiones más cálidas, las aves migratorias consumen enormes cantidades de las bayas más nutritivas, repletas de antioxidantes esenciales para la salud humana, indicó un estudio.

Esas bayas ayudan a las aves a prepararse para un largo y agotador viaje, indicaron el miércoles los autores del estudio, presentado en la reunión nacional de la Sociedad Química Americana, en San Francisco (California, este).

" Sabemos que una dieta rica en antioxidantes, como los que se encuentran en frutas y verduras, es buena para la salud humana", indicó en un comunicado Navindra Seeram, de la Universidad de Rhode Island (noreste).

" Como químico, creo que es fascinante saber que las aves migratorias también buscan alimentos que son ricos en antioxidantes".

Seeram y sus colegas recogieron muestras de 12 bayas comunes consumidas por las aves migratorias de la diminuta Block Island, en Rhode Island, importante escala de las aves migratorias en su Ruta del Atlántico.

Los científicos midieron los niveles de antioxidantes y pigmentos vegetales en las bayas en su pico de maduración, incluyendo las bayas de invierno, del arrayán y del saúco, entre otras.

Descubrieron que las aves prefieren los frutos del arbusto arrowood, que tienen los niveles más altos de antioxidantes y pigmentos de la planta: 150% más antioxidantes y 650% más pigmentos que el promedio de todas las otras bayas combinadas.

Algunas aves migratorias consumen hasta el triple de su peso corporal en bayas por día durante la migración otoñal.

Los científicos ya habían determinado que algunas aves migratorias parecen preferir las frutas de color oscuro, posiblemente porque las frutas más oscuras tienen niveles más altos de antioxidantes.

" Estos antioxidantes combaten las enfermedades y pueden ayudar a las aves a soportar el estrés que experimentan durante los largos vuelos", dijo Seeram.

Pero indicó que su estudio proporciona más evidencia de que las plantas frutales evolucionaron junto con las aves para garantizar la amplia dispersión de las semillas.

" Las aves más inteligentes y las mejores bayas parecen ir de la mano", dijo. " Se necesitan mutuamente."