El calentamiento global estimularía la actividad ciclónica

WASHINGTON (AFP). La comunidad científica consolida cada vez más la relación entre el calentamiento del planeta y la frecuencia e intensidad de los ciclones, como indican varios estudios publicados en los últimos meses.

La NASA, cuyos satélites son la principal fuente de información sobre el clima, destaca en su sitio en internet que debido al aumento de la temperatura de la superficie terrestre "se puede producir un mayor número de huracanes y tormentas tropicales y ser más violentos".

La temporada 2008 (junio/noviembre) ha sido particularmente activa en el Atlántico con al momento nueve tormentas tropicales, de las cuales casi la mitad se convirtieron en huracanes al superar sus vientos los 120 km/h.

El último huracán, Ike, provocó más de 17 fallecimientos en Estados Unidos, tras dejar un centenar de muertos y una estela de destrucción en el Caribe.

El calentamiento global y sus consecuencias sobre la temperatura de los océanos fueron responsables de que se duplicaran la cantidad de ciclones registrados por año en el Océano Atlántico durante el siglo XX, según un estudio de científicos estadounidenses publicado el año pasado.

Greg Holland, del Centro estadounidense sobre la investigación atmosférica, y Peter Webster, del Instituto de tecnología de Georgia (sudeste), identificaron desde 1900 tres períodos en los que el promedio anual de huracanes y tormentas tropicales en el Atlántico aumentaron considerablemente.

De 1900 a 1930 la cifra era de seis, y pasó a 10 en la década siguiente, antes de alcanzar 15 entre 1995 y 2005.

Según estos científicos, el número continuará aumentando con el crecimiento de la temperatura promedio del planeta, que subió 0,7 grados Celsius en el siglo XX.

Trabajos de investigadores estadounidenses publicados a principio de septiembre en la revista británica Nature señalan que la cantidad y la intensidad de los ciclones crecen con el calentamiento de los océanos.

El aumento de 1° en la temperatura de la superficie de los océanos "lleva a un aumento de 31% de la frecuencia de los ciclones más potentes (vientos superiores a 183,6 km/h", según investigadores de las universidades de Florida y Wisconsin.

"Observamos una tendencia al alza de los valores máximos estimados de los vientos en los ciclones tropicales más violentos en todas las cuencas oceánicas, con el aumento más fuerte en el Atlántico norte", señala James Elsner, uno de los autores de este trabajo.

Según el cuarto informe del Grupo intergubernamental de expertos de la evolución del clima (GIEC) de la ONU, la temperatura promedio de la superficie del suelo debería trepar de 1,8° a 4° de aquí a fin de siglo.

La superficie de los océanos se calienta más lentamente pero el impacto del cambio de su temperatura es mucho más grande, destacan los científicos.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes