Cada dólar invertido en agua potable ahorra hasta 15 en sanidad

París ( EFE).- Cada dólar invertido en suministro de agua potable permite ahorrar a la sanidad pública entre siete y quince dólares, aseguró hoy el presidente del comité del Foro Mundial del Agua, Benedito Braga.

"Desearía que el agua fuera una prioridad. La crisis económica es nueva ahora para los europeos, pero no para los africanos. Necesitan mucha ayuda y el agua tiene un rol determinante primero en la salud de la población y luego en las posibilidades de desarrollo", indicó Braga en una entrevista a Efe.

Unos 2.000 expertos ultiman hoy en París las directivas del Foro Mundial del Agua, que se celebrará entre los próximos 12 y 17 de marzo en Marsella, y que como cada tres años reunirá a técnicos y mandatarios para proseguir en la búsqueda de soluciones concretas.

"En algunos países africanos, latinoamericanos y del sudeste asiático la tasa de mortalidad infantil es muy elevada por enfermedades relacionadas con el agua", lamentó el brasileño, quien se mostró convencido de que los beneficios de la inversión superan con creces el gasto necesario.

"África es el país en el que deberíamos centrarnos", subrayó Braga, quien precisó que el sudeste asiático es otra de la zonas que están en el punto de mira, por sus problemas de acceso a agua potable y las consecuencias de los desastres naturales ligados al agua.

El representante de ese comité añadió que "en los países en desarrollo las pérdidas económicas por las inundaciones representan a veces el 35 % del PIB, mientras que en los desarrollados, como en Estados Unidos, es del dos o tres por ciento, porque han invertido en infraestructuras de prevención".Para Braga, la extremada dificultad de los problemas relacionados con los recursos hídricos impide lograr resultados a corto plazo, pero ese encuentro sirve de plataforma para que los políticos intercambien experiencias y conozcan cómo gestionarlos adecuadamente.

Por ello se sentiría satisfecho si esa cita, que reunirá a 140 delegaciones ministeriales, 800 ponentes y en total cerca de 25.000 participantes de 180 países, hace llegar a los respectivos presidentes y primeros ministros "que el agua es un tema importante que debe tratarse de forma específica".

Garantizar a todo el mundo el acceso al agua potable, equilibrar el uso que se le da a ese recurso con una gestión integrada, saber responder a las crisis y riesgos ligados al agua, promover el "crecimiento verde" o contener los efectos de las actividades humanas sobre ese elemento son algunas de las prioridades.

"Es un proyecto que avanza poco a poco", precisó Braga, para quien la falta de dinero, de formación o de voluntad política son algunas de las principales trabas que impiden ir más rápido.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes