Todo listo para el lanzamiento de satélite venezolano

EL SOMBRERO, Venezuela (AFP). En la estación terrena de El Sombrero (centro), los técnicos chinos y venezolanos cuentan las horas para el lanzamiento del "Simón Bolívar", el primer satélite de Venezuela, que nace con la vocación de ser un elemento más de integración latinoamericana.

En unos diez días, este satélite geostacionario Venesat 1, que será lanzado el miércoles desde China, será manejado desde esta estación, situada en medio de la llanura venezolana y protegida por una base militar.

Este centro de operaciones de la Agencia Bolivariana de Actividades Espaciales (ABAE) será también el puerto de salida de los servicios de telefonía, televisión digital e internet de alta velocidad que el Estado venezolano promete llevar gracias al Simón Bolívar hasta los rincones más apartados del país.

Junto con una estación secundaria en el estado Bolívar (suroeste), El Sombrero y su base tecnológica forman parte de una inversión de 165 millones de dólares sobre un total de 406 millones de dólares que costó este proyecto.

Los restantes 241 millones de dólares se invirtieron en la construcción del satélite, la operación de lanzamiento y la capacitación de 90 operadores en Venezuela y China, explicó Luis Holder, jefe del programa satelital.

El Simón Bolívar estará situado a 36,000 km de la superficie terrestre, en la órbita hemisférica 78-Oeste, cedida por Uruguay, que hará que la señal de 1,300 megahercios (MHz) se extienda desde el sur de México hasta la mitad del territorio de Argentina y Chile.

A partir de la puesta en órbita del satélite, técnicos de la base de control como Yelitza Cabrera podrán monitorear la "salud" del aparato.

"Podemos medir los niveles de voltaje, la temperatura, la humedad, la ubicación y la velocidad de la señal", explica Cabrera, rodeada de una veintena de monitores.

Esa medición, llamada de telemetría, se realiza mediante una de las nueve antenas de 13 metros de diámetro y movimiento de 360 grados plantadas frente a la fachada de la estación.

La selección del lugar no es casualidad: sin ningún monte a la redonda, en el centro de Venezuela y en un "terreno poco sísmico", según Holder.

El satélite, de 3,6 metros de altura y un peso de 5,100 kilos, transmitirá en Banca C (radio y televisión), KU (transmisión de datos e Internet de alta velocidad) y KA, que todavía no es usada por ningún satélite gubernamental en América Latina y según los operadores representa el futuro, ya que "no está saturada".

Durante sus 15 años de vida útil, el Simón Bolívar servirá primero para concretar proyectos venezolanos y después "se extenderá a países hermanos" para desarrollar "programas sociales, por ejemplo de alfabetización o telemedicina" y también para abaratar y agilizar los sistemas de telecomunicaciones, explicó recientemente a AFP la ministra de Ciencia y Tecnología, Nuris Orihuela.

El general Antonio José Núñez, comandante de la base aérea Manuel Piar, donde se ubica la estación, ratificó que el uso del satélite es "pacífico".

"No tenemos previsto en el futuro la utilización de este satélite para fines militares", dijo a la prensa.

Según Orihuela, "no hay nada que tenga que ver con espionaje o con procesos bélicos" en el satélite, que sí servirá para garantizar una total seguridad en las comunicaciones venezolanas.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes