Una buena nutrición puede salvar a enfermos de cáncer

WASHINGTON (AP). La desnutrición grave y la pérdida de peso influyen en al menos una de cada cinco muertes por cáncer en Estados Unidos, pero la alimentación es generalmente algo secundario para los pacientes hasta que se convierte en un verdadero problema.

Afortunadamente comienzan a verse cambios, desde los chefs gourmet que empiezan a trabajar en los hospitales hasta los dietistas de la Sociedad Estadounidense del Cáncer que tienen una línea telefónica.

Con el cáncer "hay que dar muchos más nutrientes en cada bocado", dijo el chef certificado Jack Shoop. El especialista solía trabajar en restaurantes, pero ahora está a cargo de la cocina en los Centros Estadounidenses de Tratamiento del Cáncer en Filadelfia.

Hacer que la comida sea apetitosa es un gran problema. Cuando los pacientes reciben el diagnóstico de cáncer, una cuarta parte pierde el apetito, y la mayoría de los tratamientos pueden tener efectos secundarios que empeoran el problema.

Otros malestares comunes son la náusea, vómito y diarrea, pero algunos tipos de cáncer también inhiben la absorción de nutrientes. Además de las alteraciones en el gusto, los enfermes pueden sufrir también lesiones bucales, la sequedad, dificultades para tragar y estreñimiento.

Casi la mitad de todos los enfermos de cáncer llegan a padecer un síndrome llamado caquexia, que se caracteriza por la pérdida de una gran cantidad de peso y desnutrición, por lo que no sólo pierden grasa sino músculos esenciales.

El cuerpo de una persona saludable se adapta cuando no recibe suficientes calorías y desacelera el metabolismo para conservar los nutrientes. Pero el cuerpo de un enfermo de cáncer no logra hacer este ajuste del metabolismo e incluso puede llegar a acelerarlo.

El Instituto Nacional de Cáncer estima que la caquexia es la causa principal de la muerte de al menos 20% de los enfermos de cáncer, aunque el cáncer avanzado podría llegar a terminar con sus vidas.

La Sociedad Estadounidense del Cáncer recomienda a los pacientes que pidan la asesoría de un dietista justo cuando se presente el diagnóstico de cáncer. Aunque esta es una práctica común en los centros especializados en cáncer, donde los dietistas son parte del personal de base, no es algo normal en otras partes como lo muestran los estudios, que muestran a sólo un tercio de los pacientes con atención en el régimen alimenticio.

"Los pacientes que tienen una buena nutrición tienen menos estadías y más cortas en hospitales y pueden tolerar mejor el tratamiento", además de que tienen una mejor calidad de vida, dijo Colleen Doyle, jefa de nutrición en la sociedad que brinda asesoría en una línea telefónica disponible en Estados Unidos.

Los pacientes suelen buscar información en Internet en medio de la desesperación pero no pueden discernir cuáles consejos son válidos.

Por ejemplo, existe el mito en la Internet sobre que el azúcar hace que las células de los tumores crezcan. Pero esto no es verdad, según Maureen Huhmann, director del grupo de nutrición oncológica de la Asociación de Nutriólogos Estadounidenses. En realidad las malteadas con aditivos proteínicos y los batidos de frutas pueden salvar las vidas de algunos pacientes.

"No es bueno que la gente comience a perder peso porque deja de comer cosas cuando no lo debe hacer", dijo Huhmann.

Hay personas que tienen sobrepeso cuando se les diagnostica cáncer y se sienten bien de perder peso hasta que descubren que no sólo están quedándose sin grasa, sino también sin músculos.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes