Los sinsontes pueden hacer algo más que cantar

WASHINGTON ( AP). Los sinsontes, o cenzontles, además de cantar armoniosamente pueden diferenciar a la gente y reaccionar ante las personas que les disgustan.

Los pájaros aprenden con rapidez a identificar a las personas que han amenazado sus nidos y pueden hacer sonidos de alarma o incluso atacarlas, mientras que ignoran a las que no han tratado de entrometerse con ellos, según un reporte presentado el martes en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias.

" Esto demuestra que los pájaros tienen una percepción mucho mayor del entorno de lo que la gente había pensado", dijo Douglas J. Levey, profesor en el departamento de zoología de la Universidad de Florida.

" Nosotros somos parte de su ambiente y somos importantes para ellos", dijo Levey en una entrevista telefónica.

Los investigadores estudian a los sinsontes como parte de un esfuerzo por entender mejor la forma en la que las especies se adaptan a la urbanización.

En un tiempo en que más y más zonas se convierten en pueblos y ciudades, los animales que se adaptan mejor son aquellos que tienen una percepción especial de su entorno, dijo.

" No creemos que los sinsontes hayan desarrollado una habilidad específica para responder a los humanos, más bien pensamos que los sinsontes son perceptivos a su medioambiente por naturaleza, especialmente a las amenazas a sus nidos".

Una estudiante de posgrado que realizaba una investigación sobre nidos de pájaros se dio cuenta de esta cualidad cuando realizó varias visitas a los jardines de algunas personas. Los pájaros comenzaban a sonar alarmas y a atacarla, pero ignoraban a otras personas que trabajaban en el jardín o a otros objetos cercanos, dijo Levey.

Incluso parecían reconocer su automóvil, por lo que tuvo que comenzar a estacionarse a la vuelta de la esquina.

Los integrantes del equipo de investigación realizaron sus propias pruebas con personas que se acercaban a los nidos de los sinsontes en las inmediaciones del campus de la universidad. Los investigadores se acercaban a tocar los nidos y después seguían caminando.

En el estudio participaron 10 personas de diferentes edades y sexos, con cabelleras y bello facial distintos. Además se vistieron de diferentes formas en varios días, agregó Levey. Las personas se acercaron a un total de 24 nidos de sinsontes. La idea era que se llegaran de distintos puntos y en diferentes horas del día.

Los acercamientos a los nidos duraron cuatro días. Los pájaros comenzaron a reaccionar antes de que las personas estuvieran demasiado cerca a partir del tercer día. Volaban sobre el nido, hacían ruidos de alarma y se dejaban caer en picada sobre los investigadores.

" Quizá camines cerca de un pájaro y creas que está en su propio mundo, pero si hay un nido cerca tú eres el que llama su atención", dijo Levey.

Los investigadores se sorprendieron de lo marcada y rápida que fue la respuesta, agregó Levey.

Se habría esperado de los cuervos o los pericos que son aves muy inteligentes, pero no se esperaba de los sinsontes que son silvestres, señaló.

El quinto día un estudiante distinto se acercó al nido, pero los pájaros no respondieron anticipadamente. Incluso cuando atacaban a las personas que reconocían como una amenaza, no hacían caso de los otros peatones.

En el experimento, la idea que los pájaros reconocieran a una persona que habían visto antes, pero que no siempre estaba vestida de la misma forma o se acercaba del mismo punto, al tiempo que otras personas más estaban cerca. Los pájaros superaron su prueba después de ver a los investigadores sólo dos veces.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes