La sonda en Marte peligra después de un cortocircuito

LOS ANGELES (AP). El próximo estudio de tierra y hielo que realize la sonda ubicada en Marte podría ser el último.

O al menos eso es lo que temen los científicos, ya que un fallo electrónico puso en peligro al aparato de 420 millones de dólares, que tiene la finalidad de encontrar los ingredientes químicos que generan vida en el polo norte del planeta.

La sonda Marte Phoenix sufrió un cortocircuito hace una semanas en uno de sus ocho diminutos hornos. Los científicos temen que otro fallo electrónico deje al mecanismo principal de la sonda sin utilidad.

Es por eso que los expertos han acelerado la misión, olvidándose de una serie de lentos experimentos de horneo, y avanzando hacia la drástica conclusión.

El cambio de planes supone un desafío para una misión que empezó de manera brillante.

El Phoenix sobrevivió un viaje de 10 meses por el espacio y aterrizó de manera perfecta el 25 de mayo en las zonas polares de Marte. Los descubrimientos de la sonda, que ha tocado hielo y sedimentos parecidos a los de la Tierra, han sorprendido a los científicos.

Pero se trata de una misión complicada.

El mecanismo de la sonda incluye los ocho pequeños hornos, dos microscopios y un laboratorio químico para realizar experimentos. También dispone de un largo brazo para excavar trincheras.

Los planes iniciales incluían obtener varios ejemplares de sedimentos y hielo de Marte a distintos niveles de profundidad durante varias semanas. Cada ejemplar sería calentado en uno de los hornos para comprobar si los vapores emitidos contienen las partículas de carbono necesarias para producir vida.

Los expertos querían entender cómo la química de los sedimentos cambia según la profundidad, un análisis que les ayudaría a medir el hielo del planeta.

"Nos parece que necesitamos un proceso de análisis lento para asegurarnos de que cuando examinemos la capa de tierra helada al fondo de la trinchera estemos totalmente preparados para analizarla adecuadamente", señaló el mes pasado Peter Smith, un científico de la Universidad de Arizona, en Tucson.

Sin embargo, la semana pasada Smith dijo a través de un comunicado que "estamos tomando una actitud prudente y considerando nuestro próximo análisis (en el horno) como posiblemente el último".

Durante estos días el equipo científico se ha concentrado en preparar la excavación en hielo.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes