La vaca loca es identificable antes de los síntomas

ETIQUETAS

VANCOUVER (AFP). Científicos anunciaron el jueves haber descubierto que se producen mutaciones genéticas en el ADN de los animales afectados por la enfermedad de la vaca loca, lo que, según ellos, abre una vía para la detección rápida y económica de esta enfermedad.

El equipo de investigadores alemanes, estadounidenses y canadienses transmitió la Encefalopatía Espongiforme Bovina (ESB) a diferentes razas de bovinos, haciéndoles comer unos gramos de harina animal contaminada.

Luego, los científicos les extrajeron muestras de sangre con una frecuencia mensual con el fin de someter a análisis la circulación de los ácidos nucleicos, explicó a la AFP el profesor Christoph Sensen, que dirigió las búsquedas.

Así se pudo verificar que, un mes antes de que se manifiesten los primeros síntomas de la enfermedad, el código genético de los animales infectados poseía elementos que no se encontraban en el ADN de las bestias cuando gozaban de buena salud.

"Estamos estableciendo cuáles son las mutaciones, y en qué momento" se producen, dijo Sensen, profesor en la Universidad de Calgary.

Este descubrimiento abre la vía a una prueba sanguínea que permitirá "eliminar de la cadena alimentaria humana a los animales infectados, incluso antes de que se manifiesten los síntomas de la enfermedad", afirman los expertos en el estudio, publicado este mes en el Oxford Journal Nucleic Acids Research.

"Es un descubrimiento muy prometedor porque las pruebas se producen en la sangre más que en el cerebro, y sobre animales vivos en lugar de muertos", explicó Sensen, subrayando que actualmente existe sólo un método para confirmar, o no, que un animal padeció ESB: la disección de su cerebro.

Según el investigador canadiense, la prueba sanguínea será algo corriente en algunos años, a un costo de dos dólares por cada 10 animales, y podrá ser efectuada en un plazo de dos horas.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes