Las vacas parecen saber dónde está el norte y el sur

WASHINGTON (AP). Al parecer el ganado bovino no necesita brújula, pues tiende a colocarse en dirección norte-sur cuando descansa o come, según un estudio realizado con fotos por satélite de vacas de todo el mundo.

La mayoría del ganado analizado pastaba o descansaba colocándose en dirección norte-sur, reportó un grupo de investigadores alemanes y checos en la edición del martes de una revista de la Academia Nacional de Ciencias alemana.

Su descubrimiento ocurre además con ganado de cualquier continente, agregó el estudio encabezado por Hynek Burda y Sabine Begall de la Facultad de Biología de la Universidad Duisburg-Essen de Alemania.

"El campo magnético de la Tierra debe considerarse como un factor", dijeron los científicos.

Ahora lo que falta saber es porqué y cómo se alinean estos animales según el campo magnético, dijo Begall en una entrevista realizada a través de mensajes electrónicos.

"Por supuesto, cabe preguntarnos si los humanos muestran también ese comportamiento tan espontáneo", añadió.

El estudio hizo que Tina Hinchley, que tiene una granja con su marido Duane en el estado de Wisconsin, volviera a mirar una foto aérea tomada de su granja hace años.

"Las vacas que estaban en el pasto estaban por todos lados. Sólo unos dos tercios estaban colocadas en dirección norte-sur", dijo.

Dos tercios se acerca precisamente a la media que los investigadores descubrieron al examinar 8,510 vacas en 308 pastizales. En el estudio, entre 60% y 70% del ganado estaba orientado norte-sur, lo que Begall describió como "una gran desviación frente a una distribución al azar".

Hinchley señaló que un factor a tener en cuenta es la posibilidad de que las vacas simplemente busquen estar cómodas.

"No les gusta pasar calor. La temperatura de su cuerpo es 34 grados Celsius (102 Fahrenheit) y llevan encima chaquetas negras de piel, ¡literalmente! Si colocarse hacia el norte-sur les ayuda a mantenerse frescas, podría explicar porqué se colocan así".

Los investigadores dijeron que cuando sopla mucho viento, el ganado se planta de cara al viento y busca el sol en días fríos. Dijeron que pudieron ver cómo les afecta el tiempo cuando analizan pistas como la posición del Sol, basándose en las sombras.

"Este es un descubrimiento sorprendente", comentó Kenneth Lohmann, del departamento de biología de la Universidad de Carolina del Norte. "Nada como esto se ha observado nunca en rebaños o en cualquier animal grande".

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes