Alto nivel de benceno cerca de planta petroquímica en Texas

Las autoridades en Texas despacharon a la Guardia Nacional y exhortaron a la población a permanecer bajo techo, tras detectar elevados niveles de benceno en los alrededores de un depósito de productos petroquímicos que se incendió.

Funcionarios del condado de Harris dijeron que la Guardia y cuadrillas de protección contra materiales peligrosos han instalado un perímetro en torno de la compañía Intercontinental Terminals en Deer Park, a unos 24 kilómetros (15 millas) al sudeste de Houston.

La Agencia de Protección Ambiental de Texas dijo el miércoles que los niveles de benceno cerca de la planta no constituían un peligro para la salud, pero las autoridades ordenaron a las personas en las cercanías que permanezcan bajo techo donde se encuentren, tras la detección de altos niveles de benceno u otros compuestos orgánicos en Deer Park.

Varios distritos escolares cancelaron las clases debido a las “condiciones desfavorables de la calidad del aire”.

El incendio, que estalló el domingo, envió al aire una enorme columna de humo negro y se extendió a depósitos de componentes de gasolina y materiales utilizados en la fabricación de quitaesmaltes, adhesivos y diluyentes de pintura.

Según expertos ambientales, los vecinos han reportado varios síntomas como jaquecas, náuseas y sangrados nasales. Según los Centros para el Control de Enfermedades, una exposición dilatada a esos productos químicos puede tener efectos nocivos para la salud, inclusive en la sangre y en la médula ósea.

La Agencia de Protección Ambiental de Texas realizó exámenes de calidad del aire tanto en el suelo como desde una avioneta y “no se detectaron niveles nocivos” de los gases, dijo el miércoles uno de los funcionarios encargados, Adam Adams.

Sin embargo algunos residentes del vecindario se mostraron escépticos.

“Dicen que todo anda a las mil maravillas, que la calidad del aire era perfecta, que el viento perfectamente disipó el humo. Pues, si todo era tan perfecto, ¿por qué ocurrió?”, se preguntó Terri Garcia, una vecina de la zona.

Bryan Parras, miembro del grupo ambientalista Sierra Club en Houston, expresó la inquietud de que los productos químicos en la instalación, o la espuma usada para sofocar las llamas, se viertan en aguas que desembocan en el Golfo de México.

“El problema no ha acabado solo por el hecho de que el fuego ha sido apagado, queremos que se instalen sistemas para proteger a nuestras comunidades”, dijo Parras.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes