Asma de esfuerzo, una amenaza más para atletas de Beijing

PEKIN (AFP). El asma de esfuerzo, que afecta especialmente a los deportistas, se agrava por la contaminación y las condiciones atmosféricas adversas, lo que hace presagiar severas crisis por este problema en los Juegos Olímpicos de Pekín.

Entre el 20 y el 25% de los atletas que practican deportes de verano, según estudios al respecto, se verían afectados de alguna forma por el asma de esfuerzo o asma inducido por el ejercicio (AIE), mientras que hace 30 años el porcentaje era del 10%.

La degradación del aire y la mayor contaminación estarían detrás de este aumento. En el caso de deportistas de élite de invierno los datos se disparan hasta el 50%, por el efecto del frío, provocando este contratiempo a personas que no son realmente asmáticas.

Este problema de salud, a menudo estigmatizado entre los deportistas de primera línea, consiste en una enfermedad inflamatoria crónica de las vías respiratorias, provocando obstrucción en los bronquios y varios dificultades, incompatibles con la práctica deportiva.

Los casos se dan con más frecuencia en deportes donde la resistencia es protagonista, como el ciclismo, o algunas pruebas del atletismo y la natación. Entre las víctimas célebres de este problema se encuentra la maratoniana británica Paula Radcliffe o el nadador Alain Bernard.

Entre los deportistas más destacados no es frecuente que se diagnostique como tal un AIE, aunque las delegaciones han realizado distintas pruebas, conscientes de la mala calidad de la atmósfera pekinesa.

El diagnóstico es esencial, ya que todos los productos ligados al tratamiento del asma están inscritos en la lista de productos dopantes y necesitan la obtención de una autorización de uso terapéutico (AUT) abreviada.

Para los Juegos Olímpicos de Pekín, el número de AUT de este tipo pedidas al Comité Olímpico Internacional (COI) aumentaría con respecto a las de Atenas-2004, a pesar de la vigilancia del COI, que sólo las atribuye con un sólido informe médico.

"Teníamos 29 AUT abreviadas en Atenas. Tendremos más este vez", declaró Maurice Vrillac, médico de la delegación francesa, que explicó que era preferible obtener una AUT por precaución que asumir el riesgo de tomar los productos sin ella.

Por otra parte, alrededor de 2,000 atletas de 10 países europeos serán seguidos durante los Juegos por investigadores, con el fin de medir la incidencia de la contaminación en sus pulmones y vías respiratorias.

El problema de la polución es uno de los principales motivos de preocupación para los organizadores, hasta el punto de ponerse en marcha distintas medidas de choque, como reducir el número de vehículos que circulan por las carreteras de Pekín y el cierre de fábricas y distintos centros de trabajo.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes