Aumento de alergias infantiles en EU por alimentos

ATLANTA (AP). Las alergias infantiles ocasionadas por los alimentos van en aumento y afectan a hora a unos tres millones de menores, según el primer estudio federal de ese problema difundido el miércoles.

Empero, los especialistas dijeron que los resultados podrían deberse a que los padres están más al tanto del problema y acuden con mayor premura al médico.

Uno de cada 26 niños padeció el año pasado de dichas alergias, informaron los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC). Es un aumento de uno por cada 29 niños en 1997.

El incremento del 18% es suficientemente significativo como para ser considerado como una mera anomalía estadística, dijo Amy Branum, de los CDC, la principal autora del estudio.

Nadie sabe con seguridad la causa del aumento. El doble de las alergias a los maníes _ detectado en estudios anteriores _ es uno de los factores, sostienen algunos especialistas. Además, los niños al parecer tardan más en superar sus alergias a la leche y el huevo en las décadas pasadas.

Empero, entre los motivos figuran también padres y doctores inclinados a considerar ciertos alimentos la causa de síntomas como vómitos, urticarias y dificultades para respirar.

"Hace un par de décadas, no era algo común que los niños se enfermaran constantemente y dijéramos 'tienen un estómago delicado' o 'tienen tendencia a enfermarse', dijo Anne Muñoz Furlong, directora general de la Red de Alergias a los Alimentos y Anafilaxis, con sede en Virginia.

Los padres llevan con mayor premura a sus hijos a un especialista ante la posibilidad de que sean alérgicos a ciertos alimentos, dijo Muñoz Furlong, quien fundó la organización en 1991.

Los resultados de los CDC fueron recopilados en entrevistas casa por casa realizadas en 2007 en 9,500 hogares con menores de 18 años.

Cuando se les preguntó si un niño tuvo una alergia a los alimentos en los últimos 12 meses, el 4% de los hogares sondeados respondieron que sí, pero no les preguntaron a los padres si un médico formuló el diagnóstico, y no fueron examinados los historiales médicos.

Algunos padres quizá no supieron la diferencia entre alergias inmunológicas a los alimentos y desórdenes digestivos como la intolerancia lactosa, por lo que es posible que las conclusiones del estudios tengan cierta imprecisión, reconoció Branum.

Empero, los resultados del estudio reflejan cálculos anteriores de estudios más reducidos y más intensos, dijo el doctor Hugh Sampson, investigador de alergia a los alimentos de la Facultad de Medicina Mount Sinaí.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes