Avisan sobre peligro de medicamentos dados a prematuros

PARÍS (AFP). Los medicamentos líquidos, comúnmente administrados a bebés prematuros, contienen substancias potencialmente peligrosas, avisaron unos investigadores británicos, tras una encuesta en los servicios de neonatología de los hospitales universitarios de Leicester.

Los prematuros corren mayor riesgo de sufrir enfermedades o complicaciones que los demás bebés.

Para prevenir o curar estas complicaciones, se les administra en forma líquida (por vía intravenosa u oral) vitaminas, minerales y medicamentos.

Sin embargo, según los investigadores, numerosas medicaciones líquidas para tomar por vía oral contienen excipientes utilizados para facilitar la administración, la absorción o la conservación de las sustancias activas, para mejorar el gusto o el aspecto del producto.

El equipo de Hitesh Pandya, de la Universidad de Leicester, evaluó los medicamentos administrados por vía oral a 38 prematuros admitidos en los servicios de neonatología de los hospitales universitarios de Leicester entre junio de 2005 y julio de 2006, que pesaban menos de 1,5 kilos al nacimiento.

Durante estancias que abarcaban desde las dos semanas y medias hasta las nueve semanas, los prematuros habían recibido productos que incluían el hierro, las vitaminas y medicamentos como la furosemidia (diurético) o la dexametasona (corticoide).

También han sido expuestos de forma regular a 20 excipientes diferentes, según los investigadores, incluidos alcoholes como el etanol (en el hierro y la furosemidia) y el glicol de propileno (en la dexametasona).

La exposición al etanol iba, por ejemplo, de 0,2 ml a 1,8 ml por semana, equivalente a entre una y siete "unidades de alcohol". La mayoría de las autoridades de salud recomiendan "cero alcohol durante el embarazo", periodo en el que el consumo de alcohol puede provocar daños en el niño, como retrasos de crecimiento, malformaciones o enfermedades mentales.

Los investigadores reconocen la dificultad para los industriales de adaptar sus medicamentos a cada edad y la necesidad de incluir excipientes. Consideran sin embargo "urgente" la puesta en marcha de estrategias par reducir la exposición de los prematuros a estos excipientes.

El resultado de sus trabajos se publicó el martes en la revista especializada Archives of Disease in Childhood.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes