Bombardeo de anuncios de comida chatarra en México

MÉXICO (AFP). Cada año, los niños mexicanos son sometidos a un bombardeo de 12,400 anuncios televisivos de la denominada "comida chatarra", cifra récord en el mundo, lo que ha contribuido a que México sea a nivel mundial el segundo país con mayor población con obesidad o sobrepeso.

"En México, un niño que ve dos horas de televisión diarias se expone a más de 12,400 anuncios de comida chatarra al año y ninguno a orientación nutricional", aseguró Alejandro Calvillo, director de la asociación no gubernamental "El poder del consumidor".

Según un estudio de este organismo, México ocupa el primer lugar mundial en materia de anuncios de "comida chatarra", como frituras, cereales azucarados y golosinas, transmitidos durante las horas de programación juvenil.

Por ejemplo, explicó Calvillo, en México durante un programa infantil de una hora se transmiten "17 anuncios de alimentos no recomendables", mientras que en Australia son 12, en Estados Unidos 11, en Gran Bretaña 10 y en Francia ocho.

"La publicidad dirigida a niños son cereales previamente endulzados que tienen entre el 20% y el 40% de su peso en azúcar y el resto es harina refinada (...) y alimentos con altos contenidos de grasas y sal, como hamburguesas o pollo frito", añadió Calvillo.

Según la Encuesta de Salud y Nutrición realizada en México en 2006, el 40% de los mexicanos adultos padece sobrepeso y el 30% obesidad, mientras que en los niños de cinco a once años estos padecimientos afectan al 26% y entre los adolescentes al 30%.

Las autoridades mexicanas del sector salud han reconocido que el sobrepeso y la obesidad se han convertido en una "epidemia silenciosa" que crece y propicia la multiplicación de casos de enfermedades crónico degenerativas como diabetes mellitus, hipertensión arterial y afecciones cardiacas.

Esta encuesta también reveló que el sector poblacional en el que se registra un aumento creciente de obesidad y sobrepeso es en los niños de edad escolar, con un ritmo de 2,2% anual, el mayor en el mundo.

Esto ocurre porque al ingresar a los seis años la escuela primaria "los niños se convierten en insaciables consumidores de mala alimentación, de comida chatarra", explicó de su lado el doctor Abelardo Avila, investigador del Instituto Nacional de Nutrición.

Según el experto, al año se venden anualmente 20,000 millones de pesos (unos 1,900 millones de dólares) en las tiendas de dulces y alimentos que existen en las escuelas de educación básica de México.

"La mayor parte de ese consumo, el 97%, son dulces, frituras, refrescos, antojitos, tortas y sólo un 3% son frutas, verduras y ensaladas, lo que se podría considerar saludables", añadió Avila.

No obstante las campañas en contra de la obesidad y el sobrepeso que ha emprendido el sector salud en México, Avila y Calvillo consideraron que son insuficientes dado que es necesario modificar los hábitos alimenticios de la población, principalmente de la infantil.

Exhortaron a las autoridades a aplicar los distintos convenios internacionales que en materia de defensa de los derechos del consumidor y del niño tiene firmados México y que prohíben la publicidad engañosa y de alimentos que resultan perjudiciales para la salud.

El Instituto Mexicano del Seguro Social lanzó el 2 de junio la campaña denominada "un millón de kilos menos" en la que participan unas 700,000 personas que en su conjunto esperan reducir más de un millón de kilos en un plazo de dos meses y que hasta el viernes habían bajado más de 250,000.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes