California: Falta supervisión a médicos que recetan marihuana

SAN FRANCISCO ( AP). Catorce años después de que los californianos aprobasen la primera ley que autorizó el uso de marihuana para fines médicos en Estados Unidos, centenares de médicos que operan sin escrutinio oficial la están recetando a todo el que la desee, no sólo a los enfermos.

Esos médicos practican una especialidad lucrativa y en auge, convertidos en los ejes de una industria multimillonaria. No tienen que reportar a quiénes están recetándole la droga, cuántas veces la recomiendan ni para qué enfermedades.

" Existe algo inapropiado en el hecho de que médicos sean los guardianes", dijo Timmen Cermak, presidente de la Sociedad Californiana de Medicina de Adicciones. " Son los secretarios ... Todo lo que hacen es mantener lejos a la Policía".

Cuando los votantes acudan a las urnas el martes para decidir si California se convierte en el primer estado en legalizar el uso y venta de marihuana con motivos recreativos, el sistema de marihuana medicinal que ayudaron a establecer en 1996 se ha convertido de hecho en una cobertura legal para fumar cannabis.

El sistema es además un ejemplo de advertencia para otros estados que elaboran sus propias iniciativas de ley. Entre ellos están Arizona y Dakota del Sur, que tienen propuestas de ley de marihuana medicinal en las boletas el martes.

Bajo la ley en California, médicos y osteópatas pueden recomendar la droga para " cualquier enfermedad para la que la marihuana provee alivio", una categoría que incluye ahora padecimientos como alcoholismo, ansiedad, asma e insomnio.

Obtener la aprobación en los otros 13 estados que permiten marihuana para uso medicinal es mucho más difícil.

Esos estados limitan la droga a residentes que sufren de una o más enfermedades graves específicas, como SIDA o cáncer. La mayoría requieren que los pacientes se registren, con lo que se crea documentación que permite rastrear a usuarios y médicos.

En California, sin embargo, no existe una base de datos centralizada para rastrear a médicos y pacientes. Además de la licencia médica, los doctores no necesitan ningún entrenamiento especializado, familiaridad con estudios científicos sobre los beneficios y efectos secundarios de la marihuana ni una certificación especial.

Simplemente, pueden colgar una placa y comenzar su práctica.

Como no existen requerimientos de reportar a nadie, es difícil determinar quiénes son esos doctores.

Existen en California más de 100,000 médicos con licencia y los partidarios de la marihuana medicinal dicen que aproximadamente 1,500 de ellos han recomendado marihuana al menos a un paciente.

De ellos, estiman que de 400 a 500 doctores han hecho la mayoría de las recomendaciones.

Para identificarles, The Associated Press revisó directorios en la internet mantenidos por grupos partidarios de la marihuana, anuncios en semanarios alternativos y portales de clínicas. Entrevistas con administradores de clínicas y médicos dueños de clínicas proveyeron nombres adicionales.

La lista de 233 médicos compilada por la AP no es exhaustiva. ni lo puede ser, dada la falta de información en el estado.

Un análisis de los nombres y documentos de la junta médica estatal muestra que la mayoría de los doctores en la lista tiene buenos antecedentes, pero hubo además 68 médicos que han tenido problemas con los funcionarios reguladores, por problemas que van desde el fraude, la prescripción incorrecta de medicamentos, abuso de drogas ilícitas para ellos mismos o por prescripción y negligencia.

" No me sorprende que personas que hayan estado en problemas antes estén ahora dedicándose a algo que es tan fácil, que no requiere derecho a trabajar en un hospital, ni seguro por negligencia", dijo David Thornton, ex director ejecutivo de la junta médica estatal.

" Todo lo que necesitan es una licencia médica y lugares que los contraten".

Los partidarios de la marihuana medicinal dicen que, a diferencia de los médicos que prescriben fármacos, los médicos de marihuana no facilitan el consumo de una sustancia potencialmente letal, pero reconocen que algunos de esos médicos están abusando de su autoridad a la hora de hacer recomendaciones.

Las acciones disciplinarias son raras, porque la junta estatal carece de personal y lanza investigaciones cuando recibe quejas, dijo Julie D'Angelo Fellmeth, una profesora de leyes en la Universidad de California en San Diego que se pasó dos años como monitora independiente para la junta.

La junta depende de los pacientes para presentar quejas, pero ellos " no van a presentar quejas", dijo Fellmeth. " Están felices con la situación", agregó.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes