Champiñones alucinógenos en Buckingham Palace

En los jardines de la reina Isabel II, en Buckingham Palace, crecen champiñones alucinógenos, según descubrió un programa de televisión elaborado por Navidad que este viernes hacía las delicias de la prensa local.

En un programa para ITV, Alan Titchmarsh, un jardinero presentador, se llevó la sorpresa de que en los jardines privados de la reina había una amanita muscaria, también conocida como matamoscas.

El champiñón, reconocible por su sombrero rojo con puntitos blancos, posee potentes propiedades alucinógenas.

"¿Es comestible?", le pregunta el jardinero en el reportaje al profesor Mick Crawley, un especialista que lo acompaña durante el programa.

"Depende de lo que usted entienda por eso", le responde.

"En algunas culturas, se consume por sus virtudes alucinógenas. Pero también puede ponerlo a uno muy enfermo. Antaño existía la costumbre de hacerlo comer al tonto del pueblo para beberse luego su orina. Así se podían sentir los efectos, sin sufrir los inconvenientes..."

El curioso hallazgo aparecía este viernes en portada del tabloide The Sun, que en sus páginas interiores incluye un fotomontaje donde aparece la reina con los ojos desencajados.

Un portavoz de Buckingham Palace confirmó la presencia del champiñón en los jardines, y señaló que en las cocinas de palacio no se utilizan tales condimentos.

"Hay varios cientos de especies de champiñones en los jardines del palacio, entre ellos un pequeño número de amanitas matamoscas, que han brotado de forma natural", comentó el portavoz.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes