Combaten enfermedad sanguínea que ataca a población negra

SAN JOSE (AFP). Científicos de Costa Rica intentan llamar la atención sobre la elevada incidencia en este país de la depranocitosis, una enfermedad poco conocida por la población que causa cuadros severos de anemia y que afecta a un importante sector de la población negra del país.

Investigadores de la Universidad de Costa Rica (UCR), la Asociación Costarricense de Hematología, el Tamizaje Neonatal, el Club Rotario y una fundación privada unieron sus esfuerzos para realizar una campaña de difusión, especialmente entre los grupos étnicos propensos a la enfermedad.

"El problema es que aunque se ha estudiado desde hace muchos años, hemos notado una desinformación de los pacientes y sus familiares, así como poco interés de las autoridades por prestarle atención al problema", dijo a la AFP el doctor Walter Rodríguez, del Centro para la Investigación de Hemoglobinas Anomales y Trastornos Afines (CIHATA) de la UCR.

Desde hace tres años, se viene desarrollando un programa permanente de educación y el año pasado se logró que el Ministerio de Salud declare el 28 de febrero como día nacional de lucha contra la depranocitosis, explicó Rodríguez.

La enfermedad es producto de una mutación en las moléculas de la hemoglobina que produce la destrucción de los glóbulos rojos y que causa en el paciente una anemia crónica, que no responde a tratamientos de vitaminas y hierro.

Además, las moléculas deformadas producen "taponamientos" (o trombos) en los vasos capilares que van causando el deterioro de diversos órganos: piernas, dedos, bazo, pulmones, sistema nervioso central, retina, genitales, piernas, dedos, huesos y otros.

Los pacientes sufren de intensos dolores, generalmente incapacitantes, explicó Rodríguez.

La enfermedad, que surgió en Africa hace miles de años por efecto de la malaria, afecta especialmente -aunque no de manera exclusiva- a personas negras, que en Costa Rica se concentran en las zonas costeras del Caribe y el Pacífico.

Actualmente, los pacientes cuentan con la ayuda de un medicamento denominado hidroxiurea que mejora la anemia y disminuye los problemas capilares aunque nos los elimina del todo, señaló el investigador.

Además, se pueden evitar complicaciones manteniendo a los pacientes hidratados y evitando las infecciones y los cuadros de acidosis, que pueden desatar crisis y obligar a hospitalizar al paciente.

El CIHATA de la Universidad de Costa Rica trabaja diariamente en el diagnóstico y la atención de pacientes que le son remitidos de todo el país, lo que ha representado un alivio para muchas personas que padecen esta enfermedad, concluyó Rodríguez.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes