Conferencia internacional sobre el sida para seguir luchando ante "enormes desafíos"

Pese a los "avances significativos" logrados en la lucha contra el sida, los participantes de la XXI Conferencia internacional sobre la epidemia, inaugurada el lunes en Sudáfrica, insisten en los "enormes desafíos" que plantea la enfermedad, primera causa de mortalidad de los adolescentes en África.

La conferencia, celebrada de forma bianual, ha sido organizada este año en la ciudad portuaria de Durban (este), una elección simbólica: en el año 2000, el expresidente Nelson Mandela urgió en la misma ciudad a trabajar por el acceso a los tratamientos antiretrovirales para todos los enfermos.

Solo un millón de personas en el mundo, principalmente en los países del Norte, tenían acceso a estos medicamentos en el año 2000, recordó el lunes la asociación AIDES. "Dieciséis años después, ya son más de 15 millones. Con ello se han evitado cuatro millones de muertes", aseguró.

Sin embargo, advierte, "estos avances no deben esconder la realidad": aún hay 38 millones de personas en el mundo que viven con el virus, la mayoría en África subsahariana.

"Cada mes, 100.000 personas mueren de sida y 160.000 se contagian", según AIDES, que denuncia las "desigualdades sociales inaceptables" que siguen produciéndose entre países pobres y ricos.

"En África subsahariana, más de 2.000 jóvenes de menos de 24 años se infectan cada día", aseguró Bill Gates, muy comprometido en la lucha contra la enfermedad, el domingo por la noche en Pretoria antes de viajar a Durban.

"Cerca de la mitad de las personas con sida no son diagnosticadas", lo que reduce sus probabilidades de sobrevivir y aumenta el riesgo de contaminación, recordó el multimillonario fundador de Microsoft.

El sida sigue siendo la primera causa de mortalidad en las personas de entre 10 y 19 años en África, según el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Para lograr erradicar la enfermedad en 2030 - objetivo fijado por la ONU- aún faltan por hacer esfuerzos colosales, advierten las organizaciones no gubernamentales, en un momento en que la vacuna contra el sida aún no se ha materializado.

Para hace presión sobre los 18.000 participantes que se espera acudan a la conferencia de Durban -entre ellos, científicos, responsables políticos, donantes y personalidades como el príncipe Enrique de Inglaterra o la actriz sudafricana Charlize Theron-, el lunes tendrá lugar una manifestación de enfermos de sida en la ciudad.

"Existe un enorme desfase entre las promesas políticas y la realidad sobre el terreno, con financiación insuficiente y sistemas de salud al borde de la implosión", denunciaron el lunes varias organizaciones especializadas y la justicia social.

Médicos Sin Fronteras (MSF) urgió a los participantes de la conferencia a "poner en marcha un plan de acción para resolver el acceso crítico al tratamiento de VIH" en África Occidental y Central, donde las tasas de tratamiento son inferiores al 30%.

"Si no actuamos, los logros duramente conseguidos en África subsahariana en los últimos 15 años podrían verse anulados", advirtió Bill Gates.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes