Congo: brote de cólera amenaza a campo de refugiados

KIBATI, Congo (AP). Los médicos luchaban el domingo por contener una plaga de cólera en un campamento de refugiados en los suburbios de Goma, la capital provincial del este del Congo, al acrecentarse el temor de que la reanudación de los combates entre ejército y rebeldes obligue a pacientes contaminados a huir y causen una pandemia.

En el campo de refugiados de Kibati y en Goma miles de personas se congregaron el domingo en templos para orar por la paz, luego que rebeldes y milicianos progubernamentales ejecutaron a civiles en dos oleadas de terror que el principal enviado de las Naciones Unidas al Congo calificó de "crímenes de guerra".

Los asesinatos en masa subrayaron la incapacidad de los soldados del cuerpo de paz de la ONU para proteger a civiles o frenar una ofensiva rebelde que ha convulsionado al este del Congo y ha obligado a más de 250,000 personas a huir de sus hogares.

Unas 50,000 personas se hallan en Kibati, en pésimas condiciones sanitarias.

La organización Médicos sin Fronteras dijo que había tratado 13 nuevos casos de cólera en Kibati el domingo y que había visto 45 casos desde el viernes. La doctora Rafaela Gentilini, integrante de la organización, dijo que la escasez de agua y de letrinas está convirtiendo la epidemia en "algo realmente peligroso".

Decenas de personas han muerto de cólera en semanas recientes en otras partes del este del Congo. Los médicos temen que estalle otra epidemia al norte de Goma, detrás de líneas rebeldes, donde el acceso ha sido limitado por los combates.

Por otra parte, los rebeldes han desalojado a decenas de miles de personas de campamentos de refugiados. En esos campamentos se había conseguido controlar las epidemias.

Decenas de miles de refugiados ya han huido de Kibati en dos ocasiones en los últimos 11 días, tratando de eludir la lucha entre soldados congoleños y milicianos encabezados por un líder rebelde.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes