Dominicana analiza agua para detener cólera

SANTO DOMINGO ( AP). Las autoridades sanitarias de la provincia dominicana de San Cristóbal comenzaron a inspeccionar a las compañías purificadoras y distribuidoras de agua para el consumo humano a fin de evitar la propagación de un nuevo brote de cólera registrado en esa región en momentos en que la enfermedad afecta a varios países caribeños.

El ministerio de Salud teme que la falta de higiene en la distribución del agua por parte de pequeñas empresas privada sea la causante de la propagación de la bacteria Vibrio cholerae, que ha afectado a 93 personas en San Cristóbal sólo en una semana.

José Joaquín Nüñez, director del departamento de agua del ministerio de Salud, explicó el jueves a The Associated Press que técnicos de la institución toman muestras de agua de las diferentes empresas purificadoras y distribuidoras del líquido para verificar que estén libres de la bacteria.

Los resultados de los análisis de laboratorio estarán listos en un plazo de entre dos y tres días, adelantó.

Representantes de las purificadoras de agua se reunieron el jueves con las autoridades de San Cristóbal, 35 kilómetros al oeste de la capital, para conocer las medidas sanitarias que deben adoptar de inmediato, como la cloración del líquido y mayor higiene en el manejo de sus equipos.

Mientras algunas compañías distribuyen el líquido en botellones de plástico cerrados, otras lo hacen en camiones cisternas que rellenan los recipientes en las casas de los consumidores o en la calle. La mayor parte de la población dominicana compra agua purificada para beber, ya que el suministro de agua potable a través de tuberías no es considerado apto para el consumo.

Manuel Hilario, representante del ministerio de salud en San Cristóbal, explicó que solicitó la verificación de las purificadoras de agua porque ya se analizó el agua potable, a la que se incrementó el nivel de cloración, y no hallaron rastros de la bacteria Vibrio cholerae, que produce la enfermedad.

Miguel Ángel Geraldino, director del hospital público de la zona detalló que desde el 22 de agosto ese centro ha recibido 93 casos de pacientes con los síntomas del cólera, ninguno de ellos murió.

Ante la creciente llegada de pacientes con los síntomas de la enfermedad, el hospital instaló en los últimos días una unidad especial para atender e hidratar a los enfermos.

El cólera se transmite mediante el consumo de líquidos o alimentos contaminados con materia fecal portadora de la bacteria Vibrio cholerae, la cual genera profusas diarreas, vómito, fiebre y puede provocar la muerte.

En República Dominicana el primer caso de cólera se reportó en noviembre del 2010, luego de que una epidemia comenzó a propagarse un mes antes desde el vecino Haití, donde la enfermedad ha afectado a cerca de 700.000 personas y ha provocado más de 8.000 muertes.

Desde el comienzo de la epidemia, en República Dominicana se han reportado unos 30.000 casos sospechosos y 454 personas murieron, según estadísticas del ministerio de Salud. Aunque se ha registrado casos individuales en todo el país, el último brote se reportó en noviembre pasado en la localidad de Moca, 160 kilómetros al norte de Santo Domingo.

En lo que va del año, el ministerio de Salud dominicano ha registrado cercad de 1.400 casos sospechosos de la enfermedad.

El cólera también comenzó a propagarse en el 2012 a Cuba, en donde este año se han confirmado 163 casos, incluidos 12 turistas extranjeros, de acuerdo con estadísticas de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

José Moya, consultor de Epidemiología de la OPS en Santo Domingo, explicó en los últimos días, tras visitar el hospital de San Cristóbal, que aunque ya no existe una epidemia, aún existe el riesgo de brotes.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes