EEUU: Expertos ven las pruebas de ADN como último recurso

El uso de pruebas de ADN por parte del gobierno del presidente Donald Trump para corroborar el parentesco de los niños migrantes que fueron separados de sus padres es justificable como último recurso, aunque plantea varios problemas éticos, dijeron expertos médicos el martes.

Dichos problemas incluyen el riesgo de dañar el núcleo familiar al revelar que un adulto que cree es el padre biológico realmente no lo es.

Un juez federal de California señaló el martes que las pruebas de ADN deberían limitarse a los casos en los que el parentesco no puede confirmarse con documentos como actas de nacimiento o pasaportes.

El gobierno federal había alegado que con los análisis de ADN es más rápido autenticar los documentos, y se evita que los menores, específicamente a los más chicos, sean entregados a alguien que podría no ser su padre biológico.

Las autoridades dijeron que las pruebas a 102 niños migrantes menores a 5 años revelaron cinco casos en los que los adultos que afirmaban ser sus padres no lo eran, incluidos dos en los que los resultados fueron una sorpresa para los adultos.

Los especialistas en ética indicaron que esa es solo una de las situaciones en las que se presentan problemas.

Los análisis de ADN “son una de las pocas herramientas para arreglar este lamentable desastre”, dijo Arthur Caplan, jefe de la división de ética médica de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York. “Sin embargo, sería el colmo de la irresponsabilidad hacerlos sin los asesores competentes acostumbrados a tratar con ese tipo de hallazgos genéticos”.

Thomas Murray, presidente emérito del Centro Hastings, dijo que la paternidad “atribuida erróneamente”, e incluso la maternidad, son más comunes de lo que la gente cree.

Las pruebas de ADN son idóneas para determinar la paternidad biológica, pero “un vínculo genético directo no es la única, o incluso la mejor forma en todos los casos, para determinar quién tiene una verdadera relación cariñosa con un niño”, dijo Murray. El Centro Hastings es un instituto de investigación bioética.

“Esto realmente podría lastimar al menor”, agregó.

Nada podría estar más allá de la intención del gobierno, puntualizó Chris Meekins, un funcionario de alto rango del Departamento de Salud y Servicios Humanos que supervisa la reunificación, ordenada por una corte, de más de 2.000 niños migrantes que fueron separados de sus padres en la frontera de Estados Unidos con México.

Además de ser rápidos _tardan una semana_, los análisis de ADN protegen a los niños de ser entregados a alguien que quizás no solo no sea su padre, sino que también pueda hacerles daño, aseveró Meekins.

Las revisiones de antecedentes de los padres que están bajo custodia de las autoridades de inmigración han revelado ocho casos de personas con delitos graves y una acusación creíble de maltrato infantil, añadió.

Sin embargo, el juez de distrito Dana Sabraw de San Diego dijo el martes que la práctica debe ser restringida.

El juez dijo que las pruebas de ADN son necesarias únicamente cuando el parentesco no puede probarse con actas de nacimiento u otras formas, e hizo a un lado la posición del gobierno de que todos los padres y niños deben ser evaluados.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes