EEUU: Problemas con implantes de busto aumentan con el tiempo

WASHINGTON (AP). Los implantes de seno pueden no ser para toda la vida, advirtió el miércoles el gobierno de Estados Unidos, pues una de cinco mujeres que los reciben con fines estéticos tendrá que quitárselos en un lapso de 10 años, y esa probabilidad es mayor para quienes han superado el cáncer.

No es la primera vez que la entidad federal Administración de Drogas y Alimentos hace la advertencia. Pero ahora la reiteró tras revisar nuevos datos sobre los implantes de busto hechos con gel de silicona cuando han transcurrido cinco años desde que volvieron al mercado.

El organismo gubernamental, conocido por las siglas en inglés de FDA, concluyó que los aumentos quirúrgicos de busto son seguros en general, siempre y cuando las mujeres entiendan que puede haber complicaciones, como el doloroso tejido de cicatrización y la perforación del implante.

"Entre más tiempo se tenga el implante, es más probable que vaya a haber complicaciones", dijo el jefe de dispositivos médicos de la FDA, Jeff Shuren. Indicó que las mujeres deben realizarse revisiones periódicas, incluyendo ecografías, para verificar que el implante no esté perforado.

Aunque la revisión de seguridad estuvo concentrada en los rellenos con gel de silicona, un folleto sobre dispositivos para mujeres elaborado por la FDA aclara que los modelos con soluciones salinas presentan las mismas complicaciones, y las mujeres que las padecen regresan también al quirófano.

Los cirujanos plásticos afirman que desde hace mucho tiempo han señalado esos riesgos a las mujeres.

"Ninguno de esos (modelos) desanima, lo cual es muy sorprendente", dijo el médico Michael Zenn, subjefe de cirugía plástica en el Centro Médico de la Universidad de Duke. " Esto necesita mantenimiento casi de por vida cuando se tiene un implante de seno colocado. Si no se le dice eso a las pacientes, se les hace un perjuicio".

La situación de la seguridad de los implantes de busto es una saga de 20 años. La FDA prohibió el tipo con gel de silicona en 1992 por el temor de que pudiera causar cáncer, lupus u otras enfermedades.

El aumento artificial de seno prevalece como la cirugía estética más popular en Estados Unidos. Casi 300.000 mujeres se lo hicieron el año pasado. Según la Sociedad Estadounidense de Cirujanos Plásticos, más de 70.000 mujeres recibieron implantes para reconstruir el busto. Los rellenos de gel de silicona son los más comunes.

La investigación también mostró una relación menor con una forma muy rara de cáncer, conocida como linfoma anaplásico de celulas grandes. La agencia tiene conocimiento de 60 casos de la enfermedad en el mundo, entre las mujeres con implantes de seno que van de cinco a diez millones.

El aval de seguridad de la FDA está basado fundamentalmente en estudios efectuados por dos empresas estadounidenses que los fabrican: Allergan Inc. y la unidad Mentor de Johnson & Johnson.

Los críticos del sector farmacológico afirman que la mayoría de los estudios no están completos y que muchas mujeres ya han desistido.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes