EEUU persigue a vendedores de polvo de cafeína

 La Administración estadounidense de Fármacos y Alimentación (FDA, en sus siglas en inglés) está preparando un proceso legal contra las empresas que venden cafeína pura en polvo, que puede ser letal incluso en pequeñas dosis.

La FDA advirtió a los consumidores este verano que evitasen la cafeína pura en polvo tras la muerte de un adolescente en Ohio. Algunos grandes minoristas han dejado de venderlas a granel, pero la sustancia sigue siendo fácil de conseguir en internet y en algunas tiendas.

Incluso una cucharadita del polvo puede ser letal, y equivale a 25 tazas de café. Algunos adolescentes y jóvenes se han visto especialmente atraídos por el producto por el impulso energético que se le atribuye.

Logan Stiner, de LaGrande, Ohio, murió en mayo a los 18 años tras consumir polvo puro de cafeína. También se vinculó su consumo a la muerte de un hombre en Georgia este año.

Por lo general el polvo de cafeína se vende como suplemento dietético y no está regulado, a diferencia de la cafeína que se añade a los refrescos. Dado que la FDA no tiene la autoridad legal de retirar una sustancia de esa clase del mercado, la agencia está preparando un proceso legal contra los que lo comercializan a granel en un intento de persuadirles para que dejen de hacerlo.

El subcomisionado de la FDA para alimentación, Michael Taylor, dijo en una entrevista el lunes con la Associated Press que comercializar un producto con semejante potencial de peligro es "irresponsable por naturaleza".

"Yo tengo la esperanza de que la gente capte el mensaje de que simplemente deberían dejar de venderlo", dijo.

La agencia "empleará todas las opciones legales" contra los que sigan haciéndolo, dijo, sin concretar un calendario.

La FDA dijo que los consumidores podrían no ser conscientes de que el formato en polvo es una sustancia química pura, y que la diferencia entre una cantidad segura y otra letal es muy pequeña.

Algunos síntomas de la sobredosis de cafeína son ritmo cardiaco acelerado o errático, ataques, vómitos, diarrea y desorientación.

Los padres de Stiner visitaron Washington este mes para pedir más control regulatorio.

"Antes del 27 de mayo de 2014, nunca habíamos oído hablar del 'polvo de cafeína'. Ahora pensamos en ello cada día", dijeron Dennis y Katie Stiner en una reunión con legisladores.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes