EU: Por temor a las demandas, médicos ordenan exámenes de más

SAN DIEGO (AP). Las tomografías computarizadas, las resonancias magnéticas y otros costosos exámenes a base de imágenes representan con frecuencia más beneficios para los doctores estadounidenses que para los pacientes, confirmó un nuevo estudio.

Aproximadamente una quinta parte de los exámenes que los especialistas en huesos y articulaciones ordenan se hacen porque los médicos temen ser demandados, no porque el paciente los necesite, indica el primer estudio de este tipo realizado en Pensilvania.

La investigación fue dada a conocer un día después de que el presidente Barack Obama comenzó a presionar para que se efectúe una reorganización de las leyes estatales de mala práctica médica, con el fin de reducir estudios innecesarios que sólo elevan los costos de los tratamientos.

"Este estudio es un vistazo detrás de la cortina de lo que está ocurriendo en la mente del médico", dijo el doctor John Flynn del Hospital Pediátrico de Filadefia y líder de la investigación. Si los médicos sienten que podrían ser cuestionados o tener problemas, "uno podría correr el riesgo potencial de ser sometido a más pruebas".

Los resultados fueron dados a conocer el miércoles en el congreso de la Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos en California.

Los pacientes esperan el más alto nivel de atención médica y piensan que esto significa tener la tecnología más avanzada, dijo Flynn. Muchos se sienten mejor cuando sus doctores ordenan gran cantidad de exámenes... hasta que les llega la cuenta.

Además de golpear sus finanzas y aumentar los costos de los gastos médicos, los exámenes innecesarios pueden exponer a la gente a radiación que se acumula a lo largo de la vida y pueden elevar el riesgo de sufrir cáncer. Los rayos X ordinarios pocas veces son motivo de preocupación, pero una resonancia magnética puede costar mil dólares o más. Y las tomografías computarizadas _rayos X súper definidos_ involucran una dosis de radiación relativamente alta.

Además, con frecuencia los médicos ordenan estudios que en realidad no creen les hagan falta a sus pacientes porque temen ser demandados si el diagnóstico estaba equivocado o si fallan en detectar algún problema.

Estudios anteriores sobre qué tan frecuentemente sucede esto se han basado en encuestas a doctores. Este es el primero que recluta a médicos por adelantado para rastrear sus decisiones a lo largo del tiempo.

Involucró a 72 cirujanos ortopédicos de Pensilvania, quienes dieron seguimiento a exámenes que ordenaron a 2.068 pacientes, en su mayoría adultos, en consultas ordinarias, salas de urgencias y otras instalaciones. Los médicos marcaron si se trataba de estudios requeridos con fines clínicos o hechos "por razones defensivas".

Las imágenes defensivas totalizaron un 20% del total de exámenes, 11% de rayos X, 38% de resonancias magnéticas y 33% de tomografías, 57% de exámenes de huesos y 53% de ultrasonidos.

La medicina defensiva también representó un 35% de los costos, casi en su totalidad por las resonancias magnéticas.

El doctor Lawrence Wells, un cirujano de Filadelfia que participó en el estudio, dijo que los doctores aprenden a desarrollar "un radar" para detectar pacientes problemáticos.

"Es desalentador" ser demandado, dijo. "Alguien acusándote por un mal resultado o un error" y eso puede afectar cómo un doctor se comporta la próxima vez que ve un caso similar.

Los pacientes necesitan confiar en el juicio de sus médicos sobre lo que es necesario, dijo Wells.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes