EU sopesa fármaco de leche de cabras modificadas

WASHINGTON (AP). Si se puede fabricar queso con leche de cabras ¿por qué no medicamentos?

En lo que podría ser un hecho científico sin precedentes, el gobierno de Estados Unidos dio un paso más hoy miércoles para la posible aprobación de un anticoagulante hecho a partir de leche de cabras modificadas genéticamente, luego que expertos de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) informó que la sustancia funciona y que su seguridad es aceptable.

El fármaco, llamado ATryn y fabricado por la firma GTC Biotherapeutics Inc., podría ayudar a aquellos pacientes que padecen deficiencia congénita de antitrombina, un desorden hereditario raro que los hace vulnerable a trombosis: coágulos en el interior de un vaso sanguíneo y una de las causas de infartos.

Su aprobación sería un paso importante hacia nuevos tipos de medicaciones no hechas a partir de químicos, sino de organismos vivientes manipulados genéticamente por los científicos. Fármacos similares podrían estar disponibles en los años próximos para varias dolencias humanas, como la hemofilia.

ATryn fue creado por una compañía de biotecnología de Masachusets, GTC Biotherapeutics, tras alterar los genes de las cabras para que produjeran leche rica en antitrombina, una proteína que en los humanos actúa como una especie de disolvente natural de la sangre.

Aproximadamente una de cada 5.000 personas no produce suficiente de esa proteína, lo que la pone bajo riesgo de desarrollar coágulos en sus venas. Tales trombosis pueden ser sumamente dolorosas. Si se rompen y viajan a través del torrente sanguíneo hasta los pulmones o el cerebro, las consecuencias pueden ser catastróficas. Las mujeres embarazadas y con el malestar tienen riesgo alto de aborto o de parto de feto muerto, debido a los coágulos en la placenta.

En sus vidas cotidianas, los pacientes con el malestar se controlan con anticoagulantes convencionales, lo que no se cree que cambie en el futuro cercano. Los promotores de ATryn sólo lo contemplan para usarse cuando los pacientes se vayan a someter a una cirugía o estén por tener un bebé, pues se trata de momentos en los que el riesgo de coágulos peligrosos es particularmente alto. Esos pacientes recibirían el medicamento por infusión intravenosa durante un tiempo limitado antes y después de sus cirugías.

Los asesores científicos de la FDA sopesarán los riesgos y beneficios del fármaco durante una reunión el viernes próximo y harán una recomendación de si lo aprueban o no. La FDA tomará la decisión definitiva posteriormente.

ATryn ya ha sido aceptado en Europa para su comercialización.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes