Eclosión en el mundo árabe de enfermedades vinculadas a los hábitos de vida

Las enfermedades relacionadas con los hábitos de vida, las cardiovasculares en particular, se han convertido en las principales causas de las muertes prematuras en los países árabes, en lugar de las infecciosas, según un vasto estudio publicado este lunes.

El mismo fue realizado por un equipo internacional de investigadores, que comparó el estado de salud de la población en los 22 países de la Liga árabe en un periodo de dos décadas, entre 1990 y 2010.

En 1990, las infecciones respiratorias constituían la principal preocupación sanitaria y eran la causa del 11% de las muertes prematuras en estos países. En segundo lugar figuraban la mortalidad perinatal y por causa de la mala alimentación.

Estas patologías siguen siendo importantes en países con bajos ingresos, como las islas Comores, Yibutí, Mauritania, Somalia y Yemén, según revela este estudio publicado en la revista médica británica The Lancet.

Sin embargo, de una manera global, las enfermedades infecciosas han remitido en estas naciones, con excepción del VIH (virus del sida), a lo largo de las últimas dos décadas.

Mientras que en los años noventa eran la segunda causa de muerte prematura, las enfermedades cardiovasculares aumentaron significativamente hacia 2010, representando el 14,3% del origen de los decesos.

A pesar de haber sido "relegadas", las enfermedades infecciosas superan, en tanto causal de muerte, a la diarrea, la diabetes, los accidentes de tráfico y la cirrosis hepática.

Entre otras patologías con efectos mortales, los investigadores citan la depresión, la violencia doméstica, e inclusive los problemas de espalda. Todo esto demuestra que en estos países se está dando una suerte de "transición epidemiológica mayor".

"La situación se parece cada vez más a la de Europa occidental y América del Norte", revela el estudio, que señala que las enfermedades vinculadas al alcoholismo y al consumo de estupefacientes también registraron un aumento significativo.

Al mismo tiempo, el mundo árabe en su conjunto "ha progresado claramente" en lo que concierne a la reducción de la mortalidad infantil y maternal.

No obstante, los responsables subrayaron que el estudio fue realizado antes de la eclosión de la "Primavera árabe", que pudo haber tenido un impacto sanitario negativo en varios de los países concernidos por la investigación.

"Muchos éxitos logrados podrían haber desaparecido a causa de la guerra y las penurias que afectaron al sector de la salud, en particular a los programas de vacunación, lo que llevaría a un nuevo aumento de las enfermedades infecciosas", advierten los investigadores.

ri-ez/bg/age

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes