Enseñan a sistema inmunológico a combatir melanoma

ORLANDO, Forida, EU ( AP). Por primera vez, un tratamiento novedoso que enseña al sistema inmunitario a combatir el cáncer ha demostrado una cierta eficacia en etapa tardía contra el melanoma, en el que esta enfermedad ataca la piel.

Al enfoque se le llama vacuna contra el cáncer, aunque trata el mal en lugar de prevenirlo. En un estudio de 180 pacientes que recibían la terapia convencional, la vacuna duplicó el número de pacientes cuyos tumores se redujeron y extendió en seis semanas el período anterior al agravamiento de la enfermedad.

" Aunque la diferencia puede parecer pequeña, debemos comprender que en muchos cánceres, nuestro progreso ha sido el resultado de pequeños cambios acumulativos a lo largo del tiempo", dijo el doctor Len Lichtenfeld, de la Sociedad Oncológica Estadounidense.

Las tendencias en el estudio sugieren que la vacuna también podría mejorar la supervivencia, pero para asegurarlo se necesita un seguimiento más prolongado de los pacientes, dijo el doctor Douglas Schwartzentruber, jefe de oncología del Sistema de Salud Goshen en Indiana. El encabezó el estudio y ofreció los resultados el sábado en una reunión de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica.

El Instituto Oncológico Nacional creó la vacuna, que todavía no tiene licencia comercial. La institución auspició el estudio junto con Novartis AG, fabricante de interleucina-2, el tratamiento convencional.

La interleucina-2 estimula la producción, en el sistema inmunitario, de células especializadas para atacar el cáncer. Sin embargo, este tratamiento agresivo, que causa síntomas similares al de una gripe grave y debe suministrarse en el hospital, ha reducido los tumores en apenas 10 al 15% de los pacientes de melanoma avanzado.

La vacuna contiene una sustancia que se encuentra en la superficie de muchas células cancerosas de la piel. La idea es enseñarle al sistema inmunitario a reconocerla como una amenaza y atacarla.

" La vacuna entrena a los soldados y la interleucina-2 los multiplica hasta generar un ejército", explicó Schwartzentruber.

En el estudio, los pacientes recibieron la vacuna o un placebo un día antes de iniciar el tratamiento intravenoso con interleucina-2. El tratamiento se repitió cuatro a seis veces cada tres semanas.

El 22% de los pacientes que recibieron la vacuna y la interleucina-2 vieron sus tumores reducirse a la mitad o más, comparado con el 10% tratados solamente con interleucina-2. En los receptores de la vacuna el cáncer se estabilizó durante tres meses, comparado con la mitad del tiempo en los demás.

Los investigadores modificarán la vacuna para tratar de aumentar los beneficios, dijo el doctor Patrick Hwu, jefe de melanoma en el centro oncológico M.D. Anderson de la Universidad de Texas.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes