Estudio: Cirujanos rudos pudieran ser un problema

Los cirujanos que son rudos con los pacientes y otras personas pudieran representar un problema en la sala de operaciones, dice un estudio que vincula el comportamiento poco profesional de los doctores con infecciones y otras complicaciones en las cirugías.

Los investigadores dicen que los resultados muestran por qué es importante quejarse cuando los médicos no se comportan bien.

Las complicaciones fueron más comunes en los pacientes cuyos cirujanos habían recibido muchas quejas previas sobre su comportamiento, dicen los autores del estudio. Usualmente, las quejas fueron llamadas telefónicas a hospitales de parte de pacientes y familiares descontentos.

Los problemas post quirúrgicos fueron 14% más comunes en los pacientes cuyos cirujanos tenían al menos 14 quejas en los últimos dos años, comparados con los enfermos cuyos médicos recibieron menos o ninguna queja.

Algunos ejemplos:

—Un hombre reportó haber recibido esta respuesta cuando preguntó sobre la próxima cirugía de su esposa: " Mira, tu esposa va a morir si no se le hace esta operación. Si quieres efectuar preguntas en lugar de permitirme desempeñar mi trabajo, simplemente puedo irme a casa y no hacerlo".

—Otro reportó por teléfono haber visto a un médico regañar a una enfermera. " Fue difícil ver a alguien tratar de humillar a otra persona de esa manera. Me sentí avergonzado y me hizo sentir vulnerable".

En ocasiones esos reportes son compilados como parte de las gestiones del hospital para mejorar la calidad de su atención. Son compartidos con los médicos, pero usualmente no con los pacientes, por lo que es difícil saber por adelantado si un cirujano ha tenido muchas quejas en su contra. Pero estudios previos han mostrado que compartir los informes de mala conducta con los médicos puede dar como resultado un mejor comportamiento, menos quejas subsecuentes y menos reclamos por negligencia profesional, dijo el autor principal, el doctor William Cooper, del Centro para la Defensa del Paciente y de los Profesionales de la Universidad Vanderbilt.

El estudio resalta por qué es importante que los pacientes reporten la conducta ruda de forma que "los hospitales puedan corregirlo", dijo.

Los resultados fueron publicados el miércoles en la revista JAMA Surgery.

Los investigadores analizaron datos del 2011-2013 de siete centros médicos que participan en un programa nacional de mejoría de la calidad de las cirugías. Unos 800 cirujanos y 32.000 pacientes estuvieron involucrados, incluidos 11% que experimentaron complicaciones relacionadas con operaciones.

Se incluyeron más de una decena de distintas operaciones. En promedio hubo casi 11 complicaciones por cirujano, entre ellas infecciones en el sitio, problemas urinarios, neumonía y otros problemas que pueden ser evitados cuando los equipos trabajan bien juntos, dijeron los estudiosos.

Cooper dijo que la conducta ruda de un cirujano puede afectar los resultados para los pacientes de varias formas. Los cirujanos que se comportan mal con los pacientes pudieran actuar de la misma manera en la sala de operaciones con sus colegas, lo que lleva a distracciones, baja moral y el potencial de que ocurran errores médicos que pueden preverse. O, la conducta ruda podría reflejar un entrenamiento deficiente y pudiera dificultarles a los cirujanos encontrar colegas de alta calidad dispuestos a trabajar con ellos.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes