Estudio: Hijos pequeños pueden hacer que padres suban de peso

CHICAGO ( AP). Un estudio encontró que las madres de niños pequeños eran más pesadas y consumían más calorías, bebidas azucaradas y alimentos grasos que las mujeres sin hijos. Los papás y las mamás en el estudio fueron menos activos que sus pares sin hijos.

Sheri Lee Schearer, de 34 años, dice que los resultados describen su vida con un hijo de 5 meses de edad. Antes, cuando trabajaba como asistente jurídica, ella tenía tiempo para hacer una ensalada de espinacas o salir a comprar una. Ahora, como ama de casa en el sur de Nueva Jersey, come cualquier cosa que sea fácil y rápida.

" A menudo me doy cuenta de que sus necesidades están antes que las mías", dijo. " ¿Voy al gimnasio? No. ¿Como siempre de manera saludable? No"

Las comidas rápidas, fáciles de preparar, suelen ser altas en grasa y calorías. Los padres que eligen estos alimentos pueden terminar sirviéndoselos a sus hijos, y de esa manera perpetúan un ciclo de alimentación poco saludable, dicen los autores del estudio.

" No es un estudio sobre quién tiene la culpa", dijo la coautora Jerica Berge, una investigadora de la Universidad de Minnesota. " Se trata de identificar (...) un período de muy alto riesgo" para los padres, del cual los médicos deberían ser conscientes para poder ofrecer soluciones, dijo.

Estas pueden incluir consejos de dieta, clases de ejercicios para padres e hijos, o simplemente conseguir que los padres paseen con sus hijos, dijeron los investigadores.

En el estudio participaron 1,520 adultos de 25 años en promedio, incluyendo a padres con hijos menores de 5 años. Ellos estaban entre más de 4,000 estudiantes de escuelas públicas del área de Minneapolis que participaron en un estudio durante su adolescencia; el nuevo estudio incluye a aquellos que respondieron a dos encuestas de salud posteriores y contestaron preguntas sobre su dieta y sus actividades.

Los resultados se publican en línea el lunes en la publicación Pediatrics.

Las madres comieron más alimentos grasos y tomaron alrededor de siete bebidas azucaradas por semana, en comparación con las cuatro que bebieron las mujeres sin hijos. Las mamás también tuvieron un promedio de 2,360 calorías diarias, 368 más que las mujeres sin hijos. Con tantas calorías, las mujeres de esa edad necesitarían estar activas para evitar subir de peso; por ejemplo, caminar unos 5 kilómetros diarios (3 millas) a un ritmo moderado.

Sin embargo, las madres tienen en promedio un poco más de dos horas de actividad al menos moderada por semana, en comparación con tres horas semanales entre las mujeres sin hijos. Las madres tuvieron en promedio un índice de masa corporal ligeramente más alto que las mujeres sin hijos: 27 contra 26. Un índice saludable se encuentran en el rango de 19 a 24.

Los padres comieron casi la misma cantidad de calorías diarias que los hombres sin hijos y ambos tuvieron un promedio de índice de masa corporal cercano a 25, pero los padres tuvieron menos actividad física, unas cinco horas semanales, frente a casi siete horas entre los hombres sin hijos.

Schearer, la mamá de Nueva Jersey, dijo que perdió la mitad de los 18 kilogramos (unas 40 libras) que subió durante el embarazo y no le importa si nunca pierde esos últimos 9 kilos.

Convertirse en mamá " ha sido lo mejor que me ha pasado", dijo.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes