Estudio: Niños bajo fármacos psiquiátricos engordan

CHICAGO ( AP). Los niños bajo tratamiento con fármacos psiquiátricos de amplio uso pueden ganar peso en forma rápida y alarmante, algunos hasta nueve kilos (20 libras) y volverse obesos en un periodo de 11 semanas, halló un estudio.

" A veces esto ocurre como una explosión. Prácticamente puedes verlos engordar de una cita a otra", dijo el doctor Christopher Varley, un psiquiatra en el Hospital Infantil de Seattle que consideró que el estudio " da mucho que pensar".

El engordar es un efecto secundario conocido en fármacos antisicóticos recetados para controlar la esquizofrenia y la personalidad bipolar, los cuales se usan cada vez más para tratar el autismo, los desórdenes de déficit de atención y otros problemas en la conducta. El nuevo estudio efectuado entre niños mayores y adolescentes sugiere que podrían ser más vulnerables a ganar peso que los adultos.

El estudio también vinculó algunos de estos fármacos con un preocupante incremento de grasas en la sangre, incluyendo colesterol, un fenómeno también visto en adultos. Los investigadores vinculan estos cambios a la ganancia de peso y les preocupa que ambos pudieran hacer que los niños sean más proclives a problemas del corazón cuando sean adultos.

La investigación es la más amplia realizada en niños que apenas comenzaron a tomar estos medicamentos, y proporciona evidencias contundentes que sugieren que éstos, no otra cosa, causan los efectos secundarios, dijo el principal autor, el doctor Christoph Correl del North Shore-Long Island Jewish Health System en Glen Oaks, Nueva York.

Pero como estos fármacos pueden reducir los síntomas de problemas psiquiátricos en niños, " estamos entre la espada y la pared", dijo.

Los autores del estudio dicen que sus resultados muestran que los niños tratados con estos fármacos deberían ser observados con más atención en torno a un posible incremento de peso y otros efectos secundarios, y cuando sea posible, deben tratarse con otras medicinas primero.

El estudio será difundido el miércoles en el Journal de la Asociación Médica Estadounidense. Involucró a 205 niños del área de la ciudad de Nueva York de entre 4 y 19 años que empezaron a utilizar recientemente una de las medicinas en cuestión; la edad promedio fue de 14 años.

Dependiendo de cual de los cuatro fármacos estudiados usaron los niños, ganaron entre 4,5 y 9 kilos (10 y 20 libras) en promedio en casi 11 semanas; entre el 10 y 36% de ellos se volvieron obesos.

Las medicinas empleadas fueron Abilify, Risperdal, Seroquel y Zyprexa. De las cuatro, Seroquel y Zyprexa aún no han sido aprobadas para usarlas con niños y son las que tienen los peores efectos en el peso y colesterol.

Aún así, un panel gubernamental de consejeros recientemente votó a favor del uso pediátrico de ambos fármacos, y la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) frecuentemente se ciñe a las recomendaciones de esos consejeros.

Los fabricantes de las medicinas dicen que esos problemas son efectos secundarios conocidos, pero enfatizaron los beneficios que generan en ayudar a los pacientes a sobrellevar sus padecimientos mentales.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes