Estudio: Tratamiento contra el sida debería empezar antes

WASHINGTON(AP). Las personas infectadas por el virus del VIH deberían comenzar sus tratamientos antes de lo que las indicaciones actuales establecen, según un amplio estudio que podría cambiar la forma en la que se atiende a miles de enfermos en Estados Unidos.

El estudio indica que retrasar el tratamiento hasta que el sistema inmune del paciente está gravemente dañado casi duplica el riesgo de morir a los pocos años en comparación con los enfermos cuyo tratamiento comienza antes.

Los médicos han considerado que sería mejor librar a los pacientes de los efectos colaterales de los medicamentos para el sida tanto como sea posible.

"Las cifras son bastante convincentes de que el riesgo de muerte parece ser mayor si se retrasa el tratamiento que si se realiza", afirmó el doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas y Alergias, que financió parte del estudio.

Si los resultados impulsan a los médicos a cambiar sus procedimientos _según pronostican Fauci y otros especialistas del sida_, miles de estadounidenses que no utilizan las medicinas para la enfermedad se les recomendaría que lo hagan.

El estudio fue presentado el domingo en una conferencia sobre enfermedades infecciosas en Washington.

Aproximadamente 56,300 estadounidenses son infectados con el virus VIH cada año. El virus destruye las células T, "células auxiliares" del sistema inmunológico que combaten los gérmenes.

Desde la década de 1990 existen cocteles de medicinas potentes que han convertido al sida en un problema de salud crónico controlable, más que en una sentencia de muerte, como se le consideraba. Pero pueden causar problemas cardiacos y de colesterol, diarrea, nauseas y otros efectos colaterales. También deben ser utilizadas con absoluta regularidad, pues de lo contrario el virus se hace resistente a los medicamentos y éstos pierden su efectividad.

Es por eso que las indicaciones del gobierno estadounidense y la Sociedad Internacional del Sida recomiendan que los pacientes que aún no muestren síntomas de la enfermedad retrasaran el uso de las medicinas hasta que el número de sus células T fuera menor de 350 por milímetro cúbico en la sangre. La cantidad para las personas sanas es de 800.

El estudio es el más amplio hasta ahora para conocer si esa indicación es válida. Los investigadores dirigidos por el doctor Mari Kitahata de la Universidad de Washington en Seattle reunieron la información de 8.374 personas en Estados Unidos y Canadá con cifras de células T de entre 351 y 500 de 1996 al 2006.

Casi 30% de las personas comenzaron a tomar medicinas para el sida inmediatamente, mientras que las otras esperaron hasta que su cantidad de células T fuera menor de 350, de acuerdo a los estatutos.

"Descubrimos un 70% de mejora en la esperanza de vida de los pacientes que comenzaron la terapia con 350 y 500 células" en comparación con los que esperaron, afirmó Kitahata.

Por otra parte, las nuevas medicinas surgidas en años recientes tienen menos efectos colaterales. En algunos casos sólo se necesita que el enfermo tome una pastilla o dos al día, lo cual facilita su uso.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes