Fármacos para el Alzheimer duplican riesgo de muerte

LONDRES (AP). Fármacos antisicóticos usados para tratar el mal de Alzheimer podrían duplicar el riesgo de muerte de un paciente en poco años, sugirió un nuevo estudio que aumenta las dudas que ya existen sobre este tipo de medicación.

"Para la gran mayoría de pacientes de Alzheimer, tomar estos fármacos es probablemente un riesgo que no vale la pena correr", señaló Clive Ballard, del Centro Wolfson para Enfermedades Relacionadas con la Edad del King's College de Londres y principal autor del estudio.

"¿Tomaría yo una medicina que reduce un poco mi agresión pero que duplica mi riesgo de morir? No creo que lo hiciera", añadió Ballard.

El estudio fue publicado hoy viernes en la revista médica Lancet Neurology.

El mal de Alzheimer es la causa más común de demencia y provoca síntomas como la agresión, falsas ilusiones y alucinaciones.

Estudios previos han demostrado que los fármacos antisicóticos, que pueden ayudar a controlar la agresión y las alucinaciones durante unos meses, aumentan el riesgo de muerte en pacientes más mayores con demencia. Existen otros efectos secundarios, como los problemas respiratorios y el derrame cerebral.

Ballard y su equipo estudiaron la evolución de 165 pacientes entre 67 y 100 años con Alzheimer moderado a severo desde 2001 a 2004 en Gran Bretaña. La mitad continuó tomando sus fármacos antisicóticos, que incluyeron Risperdal, Thorazine y Stelazine. La otra mitad tomó placebos.

De los 83 que tomaron los fármacos, 39 murieron un año después. De los 82 que tomaron las pastillas falsas, 27 murieron un año después. La mayoría de muertes en ambos grupos fueron causadas por neumonía.

Dos años después, un 46% de los pacientes de Alzheimer que tomaron las medicinas antisicóticas seguían vivos, comparado con el 71% de los pacientes que no las tomaron. Tres años después, sólo un 30% de los pacientes que tomaron los fármacos seguían vivos frente a un 59% que no los tomó.

En Gran Bretaña y Estados Unidos se recomienda a los médicos que receten fármacos con precaución y de forma temporal. Sin embargo hasta un 60% de los pacientes con demencia toman los fármacos durante uno o dos años en muchas residencias de ancianos de Europa y Estados Unidos.

"El régimen de fármacos para cualquier persona con Alzheimer ha de ser personalizado", opinó William Thies, de la Asociación Alzheimer de Estados Unidos. "En algún momento dado, habrá gente que estará mejor sin tomar la medicación".

Los expertos no están seguros de cómo los fármacos aumentan el riesgo de muerte del paciente, pero creen que los antisicóticos puede perjudicar el cerebro y sus efectos sedativos provocan que los pacientes no hagan ejercicio y sean más susceptibles a infecciones mortales.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes